Iglesia en España Última hora

Sevilla presenta una nueva campaña para la venta de los dulces de los conventos de clausura

«Ora et Labora» es el nombre del sello de calidad otorgado por la Concejalía de Economía y Comercio a los dulces de convento de clausura de Sevilla. Así lo ha presentado esta mañana el arzobispo de la archidiócesis, Juan José Asenjo y del alcalde de la ciudad, Juan Espadas. «Somos la diócesis de toda la Iglesia universal que más conventos de clausura tiene, 35 concretamente en la actualidad. La vida de clausura es un regalo para la vida de la Iglesia y de la diócesis desde la vida escondida con Cristo en Dios. Espero que la campaña de este año esté coronada por el éxito», expresó Asenjo. Este sello ha sido creado para conservar el patrimonio gastronómico de Sevilla dado las muchas recetas con siglos de antigüedad, especialidades únicas en la historia y tradición de la ciudad, en las que se mezclan influencias de diversas culturas.

La calidad comprobada distingue también a los dulces de convento por su sencilla y cuidada presentación, acorde con el estilo de vida de las monjas y siguiendo la tradición. Envasados y etiquetados cumpliendo con la normativa en calidad y seguridad alimentaria obligatoria, la producción de dulces es limitada, porque la actividad principal de las monjas de clausura es la oración contemplativa, por lo que elaboran dulces y otros productos artesanales para su subsistencia y no de forma industrializada. Los dulces conventuales son hechos en los obradores por 435 monjas de clausura que trabajan en oración y silencio. Se trata de productos exquisitos desarrollados con autenticidad en comunidades de paz y entornos únicos.
«Como el sello ha sido creado por el ayuntamiento de Sevilla, este año solo se han incluido los conventos de clausura de Sevilla Capital, lo que no quiere decir que el resto de los conventos de las provincias no cumplan con los requisitos, ya el año próximo gestionaremos con los ayuntamientos de los pueblos», explicó Claudia Hernández, promotora de esta iniciativa de venta de dulces de conventos desde hace más de década y media.

Endulza tu corazón

La campaña «Endulza tu corazón» para la Navidad 2020, comporta dos formas de adquisición de la repostería conventual, la tradicional venta directa en los tornos o compra de cajas de regalo por encargo. Con la propuesta «Regala dulces de las monjas», los productos pueden ser enviados desde la clausura a cualquier punto de España para celebraciones o cestas de Navidad.
La situación sanitaria actual ha obligado a una reinvención de las distintas iniciativas que se plantean de cara a la Navidad. Esta jornada que, por primera vez en 36 años, no se realizará como de costumbre, no significa que la venta de dulces de conventos deba pararse, al contrario, las monjas de clausura de la Archidiócesis trabajan a toda máquina para garantizar que los demandados productos artesanales, fruto del cariño y la dedicación, estén a disposición de los reclamos del público, presencial o por encargo, con el firme propósito de valorar, conservar y perpetuar el patrimonio gastronómico y cultural y por supuesto, recaudar ingresos imprescindibles para su sustento.

Las Hermanas de la Cruz, mejoran de su estado de salud

En este mismo acto, el arzobispo informó del estado de salud de las Hermanas de la Cruz, cuya comunidad sevillana ha resultado infectada en su integridad por la covid-19. «A la mitad de ellas ya le han dado el alta. También me han pedido que agradezca públicamente las oraciones de tanta gente que están rezando por ellas, las cartas de los niños, los dibujos que están colgando en las puertas de su casa religiosa, me piden que sigáis rezando por ellas, para que pronto puedan volver al cumplimiento de su carisma que es el servicio a los más pobres y el servicio a los enfermos».

Respecto al convento Madre de Dios de las dominicas de la calle San José, «ellas han estado todas afectadas por el virus, pero ahora mismo están perfectamente, ya las han dado de alta, explicó el arzobispo. En relación a las monjas del monasterio de Santa Paula, «han estado también afectadas, pero asintomáticas, yo las llamo con frecuencia para ver cómo están, también han superado el virus y la enfermedad», concluyó.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME