Diócesis Noticias

Sevilla: Acción Conjunta Contra el Paro

La iniciativa sevillana Acción Conjunta Contra el Paro (ACCP) ha presentado esta mañana el informe que ha elaborado por sus cinco años de existencia en un acto en el que han estado presentes Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla; Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas Sevilla; y Diego Márquez, delegado diocesano de la Pastoral Obrera.
Monseñor Asenjo fue el encargado de abrir el acto y recordar que el derecho al trabajo y la preocupación por las condiciones en las que se ejerce, la defensa de los derechos de los trabajadores, el derecho a percibir un salario justo y el derecho de asociación en el ámbito laboral, han sido ideas centrales desde los inicios de la Doctrina Social de la Iglesia. Algunas encíclicas escritas por papas como León XIII o Juan Pablo II, sumadas al llamamiento que este último hizo en el Jubileo del año 2000 a generar una alianza en pro de un trabajo decente, provocan el nacimiento de esta iniciativa pastoral ‘Ante el parado activa tu conciencia’.
En Sevilla, el desempleo y la precariedad laboral golpean a muchos de los conciudadanos. El reciente informe FOESSA “presentado por Cáritas de Andalucía hace pocos días nos señala cómo en nuestra región, la causa fundamental que genera la exclusión social de muchas familias es la carencia de empleo. Sigue siendo, pues, necesario el compromiso de todos en pro del trabajo y de las condiciones de dignidad en que el mismo debe desarrollarse”, destacó el arzobispo, que puso como ejemplo que “en el Centro Diocesano de Empleo, en el pasado curso, más de 700 personas encontraron oportunidades de formación, asesoramiento, orientación laboral y 250 de ellos tuvieron oportunidad de acceder a un puesto de trabajo”.

El informe

Pérez de Ayala resaltó los datos que recoge el informe. De esta manera, explicó que la ACCP ‘Ante el parado activa tu conciencia’ nació del llamamiento que el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, hizo en el Plan Pastoral Diocesano 2014-15. Los objetivos de dicha iniciativa, por lo tanto, han sido tomar conciencia de cómo la Iglesia entiende la evangelización; de la necesidad urgente de la formación del laicado; conocer y utilizar la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) e integrarla como un contenido esencial de la evangelización; despertar la necesidad de cultivar la Caridad Política; y vivir y expresar la comunión.
A lo largo de estos 5 años, son numerosas las actividades, materiales y encuentros que se han llevado a cabo:
– Encuentros diocesanos. Se han realizado 11 encuentros diocesanos, abiertos a la participación de toda la Diócesis y personas de la sociedad civil, y en los que han participado numerosos expertos sobre DSI, economía y empresa, el trabajo y las nuevas realidades… Suscitaron gran interés los encuentros celebrados en el Centro Diocesano de Empleo, en los que participaron trabajadores, empresarios, representantes de organizaciones sindicales y emprendedores.
– Elaboración de materiales de reflexión. Se han elaborado hasta cinco materiales distribuidos en todas las parroquias de la Archidiócesis que han ayudado a las comunidades cristianas a reflexionar y actuar ante el fenómeno del desempleo.
– Desarrollo de la Campaña ‘Contra el Paro y la pobreza, ¡trabajo decente!, como Dios quiere’. Desde la ACCP se decidió acoger esta iniciativa en defensa del trabajo decente y para ello, en 2016 puso en funcionamiento la iniciativa ‘Iglesia de Sevilla Unida por el Trabajo Decente’, que se ha tratado de dinamizar implicando a toda la diócesis.
– Encuentros de oración, vigilias y eucaristías. Se han convocado diversos encuentros de oración, vigilias, eucaristías y concentraciones públicas. En torno al 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente, se ha convocado a toda la Iglesia para celebrar este día con una vigilia de oración y un acto de concentración en la calle.

¿Y ahora qué?

Desde que la Acción Conjunta Contra el Paro empezó esta andadura, el empleo ha sufrido una importante evolución. Entre 2015 y 2019, el número de personas paradas ha pasado de 4.850.800 a 3.354.200. Casi un millón y medio menos, por lo que, a pesar de que queda mucho trabajo por hacer todavía, hay que felicitarse por ello.
Sin embargo, el Informe FOESSA 2019 nos dice que, en España, 8,5 millones de personas están en exclusión social. Son 1,2 millones más que antes de la crisis. De ellos, 4,1 millones de personas se encuentran en situación de exclusión social severa. Dentro de este grupo, 1,8 millones de personas podríamos considerarlos como los expulsados por la sociedad, son los que viven en la situación de exclusión más extrema.
Además, la reducción del desempleo no elimina el problema de la precariedad: uno de cada tres contratos temporales dura menos de siete días, lo que imposibilita tener una vida digna a pesar de estar trabajando. El 14% de las personas que trabajan están en exclusión social.
Estos datos indican que los cambios producidos en nuestra sociedad, y los que se están produciendo, no son coyunturales, es decir, han creado un mundo nuevo que no cesa de cambiar, subordinado a la lógica mercantil y a la técnica. En esta situación, a parte del necesario e imprescindible trabajo de la sociedad civil es necesario exigir políticas de empleo más efectivas y más evaluables, que abran el camino para organizar la sociedad teniendo en cuenta que la relación entre trabajo y medios de vida se ha roto.

Vigilia de oración en la Parroquia de la O

Diego Márquez, en esta línea, recordó que el “33% de las personas en paro en nuestra provincia está en riesgo de exclusión”, lo que viene agravado especialmente por la falta de empleo o la precariedad de éste, “lo que incide en el aumento de los accidentes de trabajo”. Para concluir, quiso recordar que con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, celebrada el pasado 7 de octubre, todas las diócesis del país han convocado actos reivindicativos y de oración. En Sevilla, junto al informe sobre los cinco años de experiencia de la iniciativa de la ACCP en la Archidiócesis de Sevilla, se celebrará el viernes 11 de octubre una vigilia de oración que tendrá lugar, a partir de las 19.00 horas, en la parroquia de Nuestra Señora de la O (calle Castilla, 30), que terminará con un acto público en la Plaza del Altozano.
Print Friendly, PDF & Email