Revista Ecclesia » «Servir a los demás como Dios mismo los sirve», mensaje del cardenal Osoro a los políticos católicos
Iglesia en España Última hora

«Servir a los demás como Dios mismo los sirve», mensaje del cardenal Osoro a los políticos católicos

El arzobispo de Madrid y cardenal, Carlos Osoro, participó el pasado 11 de diciembre en un retiro de Navidad organizado por la Academia de Líderes Católicos Latinoamericanos. Se desarrolló de forma virtual y participaron 350 personas de 20 países distintos. La jornada comenzó con una oración dirigida por José Luis Segovia, vicario episcopal para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación de la archidiócesis de Madrid.

«Dame de beber»

Con el título «Dame de beber», el purpurado explicó que hoy en día hay muchos que tienen sed, como refiere el Evangelio en ese encuentro de Jesús con la samaritana. «Qué hondura alcanza la vida de un discípulo de Cristo al descubrir la Iglesia como una madre de corazón abierto», expresó.

En este punto, el cardenal dio las gracias a los políticos que alimentan ese deseo de dar de beber a los hombres. Y para esto, «hemos de tener imaginación, la misma que tuvo el Señor para alcanzar el corazón de la samaritana»: Dios tiene sed del hombre, dijo, y viceversa, porque el hombre «tiene grabada la imagen de Dios en su esencia». Las ciudades son lugar privilegiado de la nueva evangelización, especificó el purpurado, y para eso hay que generar espacios de oración y comunión.

Crisis de «humanismo verdadero»

Ante la crisis de «humanismo verdadero» del que habla el Papa Francisco, el arzobispo de Madrid constató también en estos tiempos «un deseo de encuentro con quien da fundamento a la vida, y una necesidad, en lo más profundo de la existencia humana, del encuentro con Dios». En esta nueva época, continuó, «se vuelve imprescindible la exigencia de recogimiento, de contemplación, de vivir en y desde lo sagrado, de escuchar y dejarnos hacer por la Palabra de quien sabemos que nos ama».

Las preocupaciones de los políticos

Tras un momento de reflexiones por grupos, los políticos le expusieron el cardenal lo que más les preocupa: armonizar el interés común, llegar a todos los ciudadanos sin juzgar, afrontar la migración, aplicar la doctrina social de la Iglesia, qué hacer ante el avance fuerte en algunos países de la izquierda marxista atea y proaborto, cómo impulsar la fe en el ámbito público ante una realidad detractora de los valores cristianos, qué actitud han de tener para escuchar al Señor y ser los líderes que necesita el mundo en este cambio de época.

Ante todas estas inquietudes, varios puntos importantes

Osoro advirtió de que en una sociedad que hace que la gente no piense, esa sed que todos tienen la maneja el que más poder tenga. Recordó el título que un cristiano tiene, y que viene del padrenuestro: hijo de Dios y hermano de todos los hombres. Alertó contra los juicios, que surgen cuando hay sed no saciada. «Ni siquiera Dios nos juzga», recalcó. Preguntó cuál es el compromiso del político: ¿el tener o el servir a la gente? Los cristianos deben participar en la política, resumió, «no para ver cómo yo logro situarme mejor, sino que los otros se sitúen mejor». El objetivo es «lograr una vida mejor para los hombres». «Hay que meterse en la transformación del mundo», enfatizó, y esto no solo corresponde a las tareas políticas, también a las tareas sociales.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa