Rincón Litúrgico

Sentado a la derecha del Padre, título homilético para solemnidad de la Ascensión del Señor, (2-6-2019)

oracion ascension del señor

Sentado a la derecha del Padre, título homilético para solemnidad de la Ascensión del Señor, (2-6-2019)

* “Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo?” (Hech 1,11). Son dos personajes que parecen ser mensajeros celestiales. Y así suena la pregunta que dirigen a los amigos de Jesús, en el momento en que ellos que viven la doble experiencia de verlo glorificado y de quedar huérfanos del Maestro que era su guía.

* “El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse”. Esta segunda advertencia de los mensajeros celestiales suena como una profecía. Los discípulos del Señor no pueden olvidar el pasado vivido con su Maestro. Tampoco pueden evadirse del presente. Pero han de mirar al futuro de la misión que les ha sido confiada.

Con el salmo 46 proclamamos que “Dios asciende entre aclamaciones… y se sienta en su trono sagrado”. Efectivamente, Dios resucitó a Jesús de entre los muertos y lo sentó a su derecha en el cielo, como dice la segunda lectura de la misa de hoy (Ef 1,17-23). Esa imagen expresa la divinidad de Jesucristo. El Señor está por encima de todo lo que nos ocupa y nos preocupa.

PREDICACIÓN DE LA CONVERSIÓN

El evangelio de Lucas se refiere de forma muy escueta al misterio de la Ascensión de Jesús a los cielos (Lc 24,46-53). Pero en su brevedad, este relato subraya tres elementos fundamentales de la fe y de la esperanza de todos los discípulos del Maestro.

  • En primer lugar, se pone en boca de Jesús un resumen del misterio pascual, es decir, de su muerte y su resurrección. Al igual que Jesus había hecho con los discípulos que caminaban a Emaús, también ahora subraya que su suerte y su entrega estaban previstas en las Escrituras.
  • Además, Jesús envía a sus apóstoles a todos los pueblos, como mensajeros de la misericordia de Dios. Al igual que Jonás había sido enviado a Nínive, los discípulos del Señor habrán de predicar la conversión para el perdón de los pecados.
  • Finalmente, Jesús promete a sus discípulos la presencia continua del Padre celestial. Gracias a su asistencia, podrán ser testigos creyentes y creíbles de lo que el Mesías ha dicho y hecho para llevar a cabo la salvación del mundo.

Jesús ha cumplido su misión y ha sido glorificado. Ahora confía su propia tarea a los que ha elegido para compartir su vida y su ministerio hasta el fin de los tiempos y hasta las últimas periferias de la tierra, como dice el papa Francisco.

 

LA MISIÓN Y LA ALEGRÍA

Pero el texto evangélico añade todavía algo más. Es preciso que la comunidad recuerde siempre tres detalles que hacen presente en la Iglesia este misterio de la glorificación de Jesús.

  • El primer detalle es la nota sobre esa doble bendición. Jesús bendice a sus discípulos y los bendecirá siempre. Pero, al mismo tiempo, la oración de los discípulos incluye la bendición “ascendente”. En ella se refleja la gratitud de la comunidad por los dones de la fe y la misión.
  • El segundo detalle es precisamente la ascensión a los cielos. Con razón había dicho el Maestro que de los pobres de espíritu es el reino de los cielos. Ya sabemos que “los cielos” son la metáfora del mismo Dios. El que ha bajado del Padre, asciende al Padre y comparte su gloria.
  • El tercer detalle es esa nota sobre la alegría que embarga a los discípulos al regresar a Jerusalén. La fe les ayuda a comprender que Jesús permanecerá con ellos para siempre, guiándolos en la misión e intercediendo por ellos, como también ha dicho el papa Francisco.

– Señor Jesús, hoy te bendecimos y te damos gracias por tu vida y por tu mensaje de amor y de misericordia. Te rogamos que ayudes siempre a tu Iglesia a difundirlo con audacia y generosidad por el mundo. Y a cada uno de nosotros concédenos la alegría de poder compartir tu camino y de esperar activamente tu manifestación. Amén. Aleluya.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Sentado a la derecha del Padre, título homilético para solemnidad de la Ascensión del Señor, (2-6-2019), 9.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email