Portada » Iglesia en España » Diócesis » Semana Española de Misionología: Cuando la vida tiene un sentido, el hombre es capaz de entregarla
Diócesis

Semana Española de Misionología: Cuando la vida tiene un sentido, el hombre es capaz de entregarla

OMPRESS-BURGOS (13-7-12) El conocido pensador catalán Francesc Torralba, filósofo y teólogo, autor de más de 70 libros, profesor de filosofía de la Universidad Ramón Lull de Barcelona, participó ayer en la Semana de Misionología de Burgos, organizada por la facultad te Teología. En su ponencia sobre el “sentido de la vida” trató de analizar diferentes respuestas como la de Freud, Víctor Frankl, Wittgenstein o Unamuno.

Alertó de la falta de rigor lógico de científicos como el bioquímico J. Monod o el físico S. Hawking, tratando de hacer imposible la pregunta: “Cuando Hawking niega esta posibilidad en su ‘Gran diseño’, ¿habla como científico riguroso o como hombre que vive? ¿No se produce un sospechoso cambio de papeles sin justificación alguna?¿No hay un intento en el físico inglés de hacer imposible la filosofía?” Pero la mayor dificultad, según el filósofo, es afrontar el “vacío existencial indoloro” que afecta a muchos seres humanos del viejo continente. La afirmación de Lipovetsky, con más de veinte años, se acentúa hoy y supone un reto para pensadores y educadores: ¿Cómo ayudar a buscar sentido a la vida humana si el hombre no sólo no se hace esa pregunta, sino está narcotizado para hacérsela? Quien ha encontrado sentido se vuelve dinámico, persigue un horizonte, pero quien vive sin sentido termina inmóvil. Si este hombre “narcotizado” despierta bruscamente cuando se da de frente con una desgracia y le aflora con virulencia la cuestión, quiere decir que la pregunta por el sentido está en el mismo hombre y puede ser preparado para que emerja. El hombre que encuentra sentido a su vida es capaz de ver el “cómo” a todo aquello que se proponga. En la respuesta al “dar sentido” es donde tienen cabida las tradiciones religiosas, especialmente la cristiana, donde Dios se revela como “Palabra”. En ese intento pedagógico de llenar de sentido la vida humana, el hombre llega, incluso, a “dar su vida” y esa entrega se convierte en la expresión más sublime de sentido. Así es posible entender el testimonio de los mártires o de los misioneros. Por eso es importante recuperar en la educación la pedagogía de la pregunta por el sentido. Es una contradicción preparar para ser expertos en la vida de los arácnidos y hacerlos ignorantes en respuestas a la cuestión más importante de la vida humana, que tarde o temprano aflorará.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email