maria-rosa-morales
Iglesia en España

Segundo centenario del nacimiento de santa María Rosa Morales

Santa María Rosa Molas 1815 – 2015

 Las Hermanas de Ntra. Sra. de la Consolación estamos celebrando este año el Segundo Centenario del nacimiento de Santa María Rosa Molas, nuestra Fundadora. 200 años bien merecen un gran Cumpleaños.

Intensifica la fiesta una constatación: no celebramos la memoria de una difunta. Experimentamos que el espíritu de Madre Molas sigue vivo entre quienes formamos la Congregación, activa hoy en veinte países en cuatro continentes y en la Familia espiritual inspirada en ella:

“Consolación para el Mundo”. Movimiento que agrupa a niños, jóvenes, adultos y familias. Todos encuentran en María Rosa Molas motivación para vivir pensando en el otro antes que en ellos mismos, en actitud de respeto y servicio, en el intento vital de ser Consolación, cada uno en su entorno.

La Fundación María Rosa Molas. Cuyo objetivo es fomentar y potenciar el Voluntariado cristiano. Un paso adelante de jóvenes y adultos hacia la entrega solidaria, en búsqueda de los más necesitados en cualquier rincón del mundo.

“Delwende, al servicio de la vida”. La ONGD que extiende su ayuda allá donde hay una Comunidad de Hermanas, garantes de la transparencia y el servicio directo. Trabajo silencioso de Voluntarios para la Gestión y de Socios anónimos desinteresados que colaboran a fondo perdido con ilusión. Todos siguiendo las huellas de María Rosa en la apuesta por la promoción humana integral.

Desde que Pablo VI la canonizó en 1977 y Juan Pablo II la proclamó Santa el 1988 el Espíritu de Santa María Rosa Molas sigue caminando por el mundo con horizontes abiertos, en actitud de alerta para la expansión y la creatividad incansable. “No había vacío que su caridad no llenara”. Sin miedo a dificultades o contradicciones, como ella misma hizo en su tiempo.

La vida de María Rosa Molas fue sencilla. Una vida rectilínea siempre tras el ideal que desde niña descubrió. Nació en Reus en 1815 y murió en Tortosa en 1876. Una vida no larga, pero llena, como a ella le gustaba que fueran sus días. Practicó siempre el arte de vivir “días llenos”.

De la mano de su madre se inició en tareas de voluntariado: Los enfermos del Hospital y los afectados por el cólera eran los beneficiados. Su madre murió por contagio en la epidemia de 1834. De la mano de su padre había aprendido antes a caminar hacia la Ermita de la Dolorosa o de la Misericordia para rezar a la Virgen. El padre la introdujo en la vida de oración, la madre en la acción caritativa. Acción-contemplación, dos polos unificados en su vida. La vida familiar forjó en ella los valores característicos del “seny” catalán.

La contradictoria oposición de su padre la obligó a esperar diez años para ingresar en la vida religiosa. La Comunidad de las Hijas de la Caridad de San Vicente la recibió en el Hospital de su ciudad. Su trayectoria sincera y entregada hizo que la enviarán a Tortosa para regentar la Casa de Misericordia.

Nunca pensó fundar una Congregación, pero en Tortosa descubrió la situación irregular de su grupo de Reus: separado de las Hijas de la Caridad hacia años, sin vinculación alguna con la Iglesia. Su espíritu eclesial la empujó a iniciar un difícil proceso que culminó con la aprobación de su naciente grupo por la firma del Vicario Capitular de la Sede vacante de Tortosa en 1857.

¡Al fin hijas de la Iglesia! Fue el sentimiento compartido con las doce Hermanas que iniciaban con ella una aventura de alto riesgo. Un año más tarde fue bautizada la Congregación en nuevo Decreto firmado por el nuevo Vicario Capitular D. Ramón Manero 1858: “Atendiendo a que las obras en que se ejercitan las Hermanas se dirigen todas a consolar a sus prójimos ya cuando se hallen postrados en el lecho del dolor ya también en los tiernos niños huérfanos que se cobijan bajo su protección y amparo, he creído conveniente imponer por nombre a esa Comunidad y a las demás que de ella tomaren origen Congregación de Hermanas de la Consolación”.

Hasta llegar ahí María Rosa había recorrido un largo camino de obstáculos en el que no faltaron el dolor, las persecuciones religiosas, la miseria material, los asedios a la ciudad, las guerras partidistas, la inestabilidad política, la calumnia, las incomprensiones, las dolencias físicas, ni la prueba espiritual que la acompañó toda la vida en el fondo secreto del alma.

En ese crisol se fue fraguando un espíritu de serenidad y ecuanimidad permanentes, de atención delicada a las necesidades del otro, de trabajo incansable en el servicio, de discernimiento de los signos de los tiempos, de decisión y firmeza en el gobierno. Y sobre todo de obediencia incondicional a la Autoridad eclesial.

Su pequeño grupo fue creciendo humildemente, bajo la autoridad de la Diócesis de Tortosa se desarrolló pujante, especialmente bajo el gobierno del Obispo D. Benito Vilamitjana, quien aprobó la legislación del Instituto hasta 1888, cuando recibió el Decreto de Alabanza del Papa león XIII por el cual pasó a ser considerado de Derecho Pontificio e inició otros vuelos más allá de aquellas primeras fronteras.

Su talante humilde, que en principio la hizo recurso siempre disponible para autoridades civiles y eclesiásticas, en el reducido escenario de las provincias españolas de Tarragona y Castellón de la Plana, con el devenir de los tiempos la ha convertido en misionera universal, de modo que hoy se mueve por el mundo, en la persona de sus hijas y seguidores, allá donde encuentra a los más necesitados.

En nuestro s. XXI, cuando sobran imágenes y palabras, el Espíritu de Santa María Rosa Molas sigue siendo llamada e inspiración, no solo para quienes la conocemos y seguimos de cerca, sino para todos los creyentes en Jesucristo y para todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Llamada a la humilde autenticidad, a la caridad sin límite, al compromiso de vida coherente, a la confianza plena en la Divina Providencia, a la profunda oración, eje fundamental de la vida.

¡¡Santa María Rosa Molas intercede por todos ante el Señor!!

Hna. Mª Teresa Rosillo, NSC

Misionera en Filipinas

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.