Diócesis

Segorbe – Castellón – XXV Aniversario de Vida Ascendente en la Diócesis

REDACCIÓN.

Hace veinticinco años que Vida Ascendente (VA) comenzó su andadura en la Diócesis. No es mucho tiempo, pero sí el suficiente como para que se haya consolidado aportando una respuesta genuina a una necesidad pastoral. También es poco tiempo comparado con la edad de sus miembros, pero éstos no se avergüenzan de sumar años. Al contrario: Vida Ascendente es una oportunidad para vivir la edad de oro sin complejos, y con la convicción de que más que nunca es posible poner al servicio de los demás sus valores y posibilidades, así como todo el caudal de fe, experiencia y tiempo libre de que disponen.

Mañana, Jueves 4 de octubre, celebrarán su jornada y aniversario en la Pérgola de Castellón a las 12h30 con una eucaristía presidida por el obispo, mons. Casimiro López Llorente, y seguida con una comida de hermandad.

 

En julio, con motivo de la fiesta de sus patrones, San Joaquín y Santa Ana, el Obispo, Mons. Casimiro López Llorente, les dedicaba una carta en la que afirmaba que el “recuerdo agradecido de nuestros abuelos es ante todo un acto de amor: es una devolución de ternura hacia ellos y, sobre todo, una acción de gracias respetuosa y alegre para hacerles arrancar una sonrisa y para que vuelvan a sentirse protagonistas”. Al mismo tiempo aseguraba que, en la Iglesia, “los abuelos tienen hoy una importancia capital en la delicada y difícil tarea de la educación en la fe cristiana y en la transmisión de la fe a las generaciones más jóvenes”.

 

Agradecimiento y responsabilidad. Son dos actitudes que sitúan una justa relación con las personas mayores, y que desde Vida Ascendente se esfuerzan para hacerlas cada vez más realidad tanto con los que ya han llegado a esa edad, como a los que están en camino.

 

Miembros activos

 

“VA quiere ser llamada y medio para que las personas de edad dejen de ser miembros pasivos de la sociedad y de la Iglesia y se conviertan en miembros activos de ellas. Que aprendan a poner al servicio de los demás todos sus valores y posibilidades, que tienen, a veces, dormidos, así como sus carismas sobrenaturales, según su edad, salud, condición, etc.”, explica un folleto de presentación del movimiento. Esta dimensión más humana, está intrínsecamente ligada a la cristiana: “VA quiere  llevar el mensaje evangélico a todos, especialmente a las personas mayores, y poner al servicio de ese mensaje todo el caudal de fe, experiencia y tiempo libre de que disponen sus miembros”.

 

Los medios para realizarlo, es un trípode que Juan Pablo II consideró claves en Vida Ascendente: Espiritualidad, amistad y apostolado. En concreto, a nivel de movimiento, en la Diócesis se realiza con las reuniones semanales de grupo, en las que se reza y se trabajan diversos temas, actividades lúdicas, como excursiones, y compromiso decidido en la sociedad, en especial por la relación con el Ayuntamiento de Castellón, que les ha confiado el cuidado de la ermita de El Carmen, y la organización anual de la misa de las Bodas de Oro.

 

Origen e implantación

 

Vida Ascendente nació en Francia en 1952, cuando tres amigos jubilados se reunieron para leer los Evangelios y rezar. Diez años después el Episcopado Francés lo aprobó como movimiento con el nombre de “Vie Montante”, y en poco tiempo se extendió por más de 50 países. Vida Ascendente llegó a España en 1981, consiguiendo un reconocimiento oficial de sus estatutos por la Conferencia Episcopal en 1986.

 

En la Diócesis, se fundó en 1987, después que el Obispo José María Cases y Consuelo Chust trajeran de Lourdes, al regreso de una peregrinación con la Hospitalidad, unos folletos de presentación. Dos años después, y a partir de un grupo de catequesis dirigido a personas mayores que se hacía en la parroquia de San miguel desde 1974, se constituyó oficialmente Vida Ascendente en Segorbe-Castellón. Actualmente está implantada en 24 parroquias, y reúnes más de 500 personas.

 

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas