Diócesis

Segorbe – Castellón: Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

semana-oracion-unidad-cristianos

Cristianos ortodoxos rumanos, vecinos y compañeros en la fe

REDACCIÓN.

Desde mañana, viernes18 de enero, hasta siguiente viernes, al 25 de enero, se celebra la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Es la expresión más destacada de lo que se llama el “ecumenismo espiritual”, es decir, esa cercanía entre los cristianos de diversas iglesias y confesiones mientras se avanza hacia una unidad visible. El lema de este año, así como lo materiales para la oración, han sido escogidos y elaborados por un grupo interconfesional de estudiantes indios. Desde su realidad de castas, en la que el 80% de los cristianos pertenecen a la más baja, hacen un llamamiento a asociar la búsqueda de la unidad con el compromiso por la justicia y las heridas del pasado. De ahí la pregunta tomada del libro de Miqueas (Mi 6,6-8): “¿Qué exige el Señor de nosotros?.

En la nota elaborada para esta ocasión por los obispos de la Conferencia Episcopal Española, se recuerda el viaje de Benedicto XVI al Líbano en septiembre pasado, y subraya una de sus intervenciones sobre la cuestión ecuménica, recordando que la unidad es muy importante para la “credibilidad del anuncio del Evangelio y del testimonio cristiano”, al tiempo que es “es un don de Dios, que nace del Espíritu y es preciso hacer crecer con perseverante paciencia”. Como balizas en este camino, los obispos también repiten que “la unidad ecuménica no es ni confusión, ni uniformidad en las tradiciones y las celebraciones”.

Así pues, y dentro de este espíritu ecuménico de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, vamos a presentar la iglesia cristiana más numerosa en la Diócesis de Segorbe-Castellón después de la católica para conocerla y amarla. Se trata del Patriarcado Ortodoxo Rumano.

PRESENCIA EN LA PROVINCIA

Castellón es una de las provincias de mayor concentración de rumanos, aunque en los últimos años ha disminuido mucho a causa de la crisis. Se calcula que la comunidad rumana está formada por unas 40.000, de los que 37.000 serían fieles ortodoxos. Sin embargo, los mismos responsables de la iglesia ortodoxa diferencian entre los practicantes que mantienen un contacto regular con la Iglesia, y los que a pesar de haber sido bautizados de niños están alejados. Actualmente hay tres parroquias en la Provincia: San Nicolás en Castellón, San Juan Crisóstomo en Vila-real, y ya en la diócesis de Tortosa, Vinarós. La primera en fundarse fue la de la Capital de la Plana, en el 2001.

LA VIDA DE LAS PARROQUIAS

Aunque se procura abrir el templo cada día, el ritmo normal consta de celebraciones de vísperas o en honor de un santo los miércoles y viernes por considerarse jornada de abstinencia, el sábado en el que se reza por los difuntos, y el domingo que empieza la vigilia con las vísperas de la resurrección y la celebración de la Divina Liturgia del día, es decir, la misa dominical. El párroco, por su parte, está ininterrumpidamente a disposición de los fieles. También se imparte catequesis tanto para los niños como para adultos.

En el contexto de emigración, la parroquia también es un espacio de cohesión social, intercambio y ayuda mutua. Igualmente se promueve la formación y educación no solo en la fe, sino también en el espíritu de la nación a la que pertenecen. Según el sacerdote Aurelian Stoica, este es punto importante en su contexto pastoral, ya que “conocer bien las propias raíces es clave para poder integrarse mejor y apreciar el pueblo donde se encuentran; de lo contrario las personas se pueden sentir que no son de ninguna parte y vivir desarraigados”.

PECULIARIDADES SACRAMENTALES

Los niños suelen recibir ya de pequeños el bautismo, la confirmación y la primera comunión al mismo tiempo. Por tanto la catequesis posterior no es de preparación sino de comprensión del don recibido. Entre los utensilios propios del ritual del bautismo, además del Crisma hay unas tijeras con las que se hace un corte en el pelo del recién nacido en signo de la cruz. Para los adultos que quieran comulgar, se exige al menos tres días de abstinencia y haberse confesado.

La Eucaristía, que llaman Divina Liturgia, se celebra siguiendo dos ritos diferentes: el de San Juan Crisóstomo la mayor parte de los días, y el de San Basilio en diez ocasiones definidas por la tradición. La forma de comulgar es bajo las dos especies, pero mezclando el cuerpo y la sangre de Cristo y recibiéndolo con una cuchara especial. Se conserva una reserva eucarística en pan deshidratado, pero no se expone en adoración.

Se pueden ordenar sacerdotes hombres casados, pero solo se escogen obispos entre los clérigos célibes.

En vez del ara, o piedra que se coloca en el centro del altar católico, los ortodoxos tienen un paño llamado Santo Antimis, que lleva la firma y sello del obispo, y está decorado con una representación del icono del descendimiento de la Cruz y que guarda la reliquia de un santo. El Antimis es imprescindible para poder celebrar la Eucaristía.

La iglesia ortodoxa rumana adoptó el siglo pasado el calendario gregoriano, pero las iglesias eslavas siguen con el juliano, de modo que celebran Navidad y la Pascua aproximadamente una semana después que los católicos.

LAS IGLESIAS ORTODOXAS

La decoración de los templos ortodoxos los hace rápidamente reconocibles, esencialmente por la presencia de iconos y, en particular del Iconostasio. El objetivo es hacer visible la convicción de que un templo es la Casa de Dios, y por tanto una presencia celestial en la tierra. De hecho, el ritual de consagración se asemeja mucho al del bautismo. Respecto al Iconostasio, es una pared que separa el presbiterio del espacio de los fieles. Tiene tres puertas, las dos de las extremidades se llaman diaconales, mientras que las del centro, conocidas como Puertas Reales, solo se abren para la celebración de la Divina Liturgia. Detrás, se encuentra el altar con el Antimis y la reserva eucarística.

Entre las puertas están los iconos de Cristo y la Virgen María en el centro. A la derecha se sitúa el titular de la parroquia, y a la izquierda hay opción entre varios santos, como San Nicolás o San Basilio.

Por encima se representan diez escenas de la vida de Cristo, con la santa cena en el centro. Cuando hay espacio, se ponen otros pisos de iconos con santos o ángeles. Sobre el conjunto, preside la cruz, flanqueada por la Virgen y San Juan Evangelista.

Los iconos, elemento central del arte sacro ortodoxo, son pinturas realizadas en oración y siguiendo una técnica muy precisa para hacer visible un misterio divino.

COLABORACIÓN DE LA DIÓCESIS

Ya en los años 90, la Diócesis de Segorbe-Castellón acogió de manera puntual la celebración de bautizos en la Concatedral de Santa María. Durante unos años se cedió la capilla de la residencia Domus Familiae, en Castellón para la liturgia dominical, y se puso a disposición del sacerdote ortodoxo la vivienda de la capilla del Roser, perteneciente a la parroquia de El Salvado. El año pasado se formalizó la cesión de la antigua capilla de la Soledad, en Castellón, para acoger la parroquia ortodoxa de San Nicolás.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email