Revista Ecclesia » Segorbe-Castellón: Complicidad entre las hermanas de la Consolación y las familias de los enfermos
hermanas-consolacion
Iglesia en España

Segorbe-Castellón: Complicidad entre las hermanas de la Consolación y las familias de los enfermos

SourceURL:file://localhost/Users/archivo/Desktop/WEB%2011-2/10%20segorbe/10.doc @font-face { font-family: “Times New Roman”; }@font-face { font-family: “Verdana”; }@font-face { font-family: “TimesNewRomanPS-ItalicMT”; }@font-face { font-family: “TimesNewRomanPSMT”; }@font-face { font-family: “TimesNewRomanPS-BoldMT”; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: “Times New Roman”; }table.MsoNormalTable { font-size: 10pt; font-family: “Times New Roman”; }div.Section1 { page: Section1; }

Segorbe-Castellón: Complicidad entre las hermanas de la Consolación y las familias de los enfermos

Las religiosas de la Consolación que ejercen su apostolado en el Hospital Provincial de la capital de la Plana coordinan un servicio de atención a las familias de los enfermos ingresados por largos periodos ofreciendo a sus allegados un piso donde alojarse durante el tiempo de tratamientos. Este servicio depende del Hospital, pero siempre ha estado confiado a la gestión de las hermanas desde su creación, hace más de seis años.

Fuensanta García, superiora de la comunidad, explica que es muy importante para el enfermo tener a su familia cerca, en especial si se trata de niños, y asegura que siente admiración por la capacidad de sacrificio de tantas esposas y madres que no quieren separarse de su familiar. Para las religiosas, que también coordinan el  voluntariado, este servicio es motivo de “mucha alegría por poder ayudar a los demás”.

 

Retrato agradecido

La presencia de las hermanas de la Consolación en el Provincial desde su fundación, ha dejado numerosos ejemplos de agradecimiento. El más reciente es el retrato de sor Margarita Vives, pintado y ofrecido por Amadeo Ramos. Ella fue la que durante mucho tiempo lo cuidó cuando a los seis años perdió un brazo, que cuya labor este hombre de 81 ha querido reconocer así ahora.

Foto de G.F. / MCS SegCS

Hna. Fuensanta García, a la derecha, junto con la religiosa responsable del Voluntariado, Mª José Condomino, y el cuadro de sor Margarita Vives.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas