Coronavirus Cultura

Se vieron a las seis y salió una canción

«Con tu aire en mis adentros». Es el título que un grupo de músicos católicos han puesto a la canción solidaria que, a partir de mañana, estará en casi 30 plataformas. Entre ellas, las más conocidas como Youtube, Amazon Music, iTunes, o GooglePlay. El objetivo es doble: por un lado «que tenemos que querernos». Con esa llaneza lo expresa María Luisa Rodríguez, integrante de Mabelé y una de las que han participado en la iniciativa. Por otro lado, solidario. Uniéndose al hashtag #CadaGestoCuenta, todo lo que se monetice en las plataformas por la reproducción de la canción será donado a Cáritas.

Sacar la canción ha sido espontáneo. Así lo cuenta Rodríguez. En realidad, para llegar al origen de todo esto hay que viajar casi dos meses atrás en el tiempo, al Congreso de Laicos. En aquella ocasión muchos se pusieron cara y otros se reencontraron. Cuando empezó el confinamiento, comenzaron a verse por videollamada sin mayor ambición que hablar y tener algo de cercanía. Málaga, Jerez, Talavera de la Reina, Alicante, o Jaén son algunas de las ciudades desde la que se ha compuesto esta canción, donde los artistas pasan la cuarentena, como todos. Por ejemplo, Chito Morales de Brotes de Olivo, otro de los que ha participado. «Mira. Aquí estamos los que somos autónomos, pues viendo a ver cómo sorteamos, ¿no?», comenta. Muchos han visto su vida cambiar y, como a todo el mundo, los trabajos de algunos se han visto afectados. Se daban ánimos, incluso se ayudaban. 

Y así fue como, poco a poco, la canción fue tomando forma. «De ahí, un día, una persona empezó la canción, otro hizo estribillo, otro el puente, otro «vamos a producirlo que conozco a tal»…  Y se ha producido y fíjate… ha sido espontáneo», relata Rodríguez. No solo transmiten el mensaje, también lo viven. Por ejemplo, María Luisa es profesora y admite que lo de dar clases ha tenido su parte caótica. Al mismo tiempo, destaca buenos momentos como la «intensidad espiritual y musical» con la que ha vivido la Pascua, celebrándola como laica de la Consolata.

También, alguno de los que ha participado en el tema es voluntario de Cáritas y comprueba la realidad de aquellas personas que peor lo están pasando ahora. Y, pese a todo o o quizás debido a todo, el mensaje que envían es de esperanza, de acercarse en la distancia. Es para todos o, como dice Chito, «para toda persona con orejas puestas y que, sin prejuicio, reciba esperanza». Algo que al principio parecía imposible, «pues fue», afirma el miembro de Brotes de Olivo.

Este grupo, que surgió con la única pretensión de «compartir un ratito cada día y conectar con gente afín a través del uso de las tecnologías», está compuesto por Jesús Vicente Morales (Chito), de Brotes de Olivo; Juan Susarte, de JS&Confia2; Mª José Martín, Alfonso Moreno y Fermín Negre, de Ixcís; Jose Ibáñez; Belén Navarro y Antonio Mª Hernández, de Amanecer; Sergio Pérez; y Mª Luisa Rodríguez, de Mabelé.

No seremos iguales

Uno de los aspectos importantes de toda esta realidad para María Luisa Rodríguez es la mirada más allá. En primer lugar, en el ahora, con «solidaridad con otros países». Se acuerda de Brasil, Venezuela, zonas de selva en América y África… lugares donde «no hay ni casas donde hacer la cuarentena ni la gente está censada, muriendo y no hay datos». Es un momento de cercanía con los de al lado, pero también «de comunión universal».

En segundo lugar, mirar más allá en el tiempo. Rodríguez habla del medio ambiente: «No es casualidad Laudato Si, no es casualidad el Sínodo de la Amazonía, que nuestra sociedad se conciencie a nivel social y salga Greta. La naturaleza nos dice «os estáis pasando». Como Iglesia, nos tiene que llevar a implicarnos en lo ecológico».

 

Y déjame quererte así de cerca
teniéndote tan lejos.
Que no va a haber estado de emergencia
que impida nuestros besos
Si salen del corazón,
si vuelan a un corazón,
no será tanto el esfuerzo.

 

Print Friendly, PDF & Email