Revista Ecclesia » No se juega con la pobreza, menos aún con la infantil – editorial Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Opinión

No se juega con la pobreza, menos aún con la infantil – editorial Ecclesia

Lo adelantó meses atrás Cáritas y ya entonces ecclesia lo contó. Ahora es UNICEF quien lo denuncia. Se trata, además, de una cuestión que ha de producir sonrojo y escándalo para toda sociedad, máxime para España, que, con todo y aún en medio de la crisis, sigue situándose entre los diez o doce primeros países del mundo. La pobreza es una vergüenza. Y lo es más aún la pobreza infantil. Y que España se sitúe en Europa en el primer puesto de ella, tras Grecia y Rumanía, es un escarnio, es algo que no puede, en modo alguno, dejarnos indiferentes.

Según el informe de UNICEF, la tasa de pobreza infantil se sitúa en España en el 27% (2.306.000 niños). El informe demanda un pacto de Estado contra la pobreza, urge a la solidaridad institucional y a una serie de medidas que nadie debería desoír.

No vamos ahora a enredarnos en debates de brocha gorda o de fino pincel sobre la real y cruda veracidad de estos datos, ni sobre cómo se fija el llamado umbral de la pobreza y su proporcionalidad en relación a otros países más ricos. Con la pobreza no se juega. No se hace ni demagogia ni política barata y buscadora de réditos electorales o de opinión púbica. La pobreza ni se esconde, ni se exagera, ni se manipula, ni en un sentido ni en otro. La pobreza se combate y se trabaja por su erradicación.

Como cristianos, además, la bandera –haciendo nuestras palabras del Papa Francisco en su más reciente entrevista periodística (ver página 33)- en pro de los pobres y de los niños pobres nadie nos la ha de arrebatar. No podemos consentir que este verano, sin ir más lejos, haya niños –y lamentablemente podrían ser muchos- que no tengan garantizada una comida diaria.  Por favor, seriedad y responsabilidad. Que se nos cuente toda la verdad y que instituciones y también particulares, incluidos los afectados, contribuyamos a evitar este auténtico delito de lesa humanidad que es la pobreza y, más aún, la pobreza infantil.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa