Iglesia en España Nacional

Se cumplen diez años de la visita a España de Chiara Lubich, la fundadora del Movimiento de los Focolares

Barcelona y Madrid fueron sus principales etapas. Del 26 de noviembre al 9 de diciembre de 2002 Chiara Lubich visitó España, ocasión para desarrollar encuentros de lo más variados: con religiosos y religiosas en el Monasterio de Montserrat, con políticos en el Parlament de Cataluña y en la Oficina del Parlamento Europeo de Madrid, con jóvenes, con obispos, seminaristas, personas de otras religiones y con los miembros del Movimiento de los Focolares en España. La inauguración del Centro Mariápolis Luminosa (en el nordeste de Madrid) y la visita a los grandes místicos españoles que tanta influencia tuvieran en ella, San Ignacio de Loyola en Manresa, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz en Ávila y Segovia, completaron los días que pasó entre nosotros.

Durante aquellos días, la fundadora de los Focolares dirigió un mensaje que hoy en día sigue siendo muy actual. En todos los ámbitos a los que fue invitada, habló sobre el espíritu de unidad y fraternidad que mueve el Movimiento, animando a todos a actuar según estos parámetros: “Sobrepasar siempre con el pensamiento y con el afecto del corazón cualquier límite puesto por la vida humana y tender constantemente y por hábito adquirido a la fraternidad universal”. Como dijera el 8 de diciembre en La Cubierta de Leganés ante cinco mil personas de los Focolares. A un grupo de obispos –a los que habló sobre cómo el Movimiento de los Focolares vive la nueva evangelización que propusiera Juan Pablo II les indicó la causa y origen de vivir por esta fraternidad: “Todo hombre ha sido creado a imagen de Dios, que es Amor. Por ello, es posible amarse mutuamente, y puede nacer también con ellos el diálogo”. Y también instó a los políticos a vivir su servicio bajo estas coordenadas, como afirmó en el Parlament de Cataluña, al señalar en referencia a los atentados de septiembre de 2001 que “la más alta dignidad de la humanidad sería no sentirse un conjunto de pueblos que a menudo luchan entre sí, sino, gracias al amor mutuo, un único pueblo enriquecido por la diversidad de cada uno”.

 

En el encuentro en la Iglesia de San Agustín de Barcelona Chiara animó a los jóvenes a responder a Dios, ya que “Dios no deja de llamarnos, sobre todo si amamos”. Invitando a todos ellos a vivir una vida plena que llega a los demás: “A nosotros nos toca responder y componer con nuestra vida el maravilloso proyecto divino que Dios nos tiene reservado a cada uno de nosotros para bien de muchos”.

Otros momentos importantes de la visita fueron los que transcurrieron en Manresa, Ávila y Segovia, en contacto con estos grandes santos tan cercanos y queridos por Chiara Lubich. Y gracias a este contacto, surge en ella durante esos días la idea de un proyecto, un desafío para los miembros de los Focolares en estas tierras: comprometerse en construir la unidad, una unidad capaz de contemplar y contener las fuertes diferencias sociales y culturales existentes. Y como lugar visible de esta experiencia, la Ciudadela Castillo Exterior (en Las Matas), una de las 35 ciudadelas que los Focolares tienen en todo el mundo. Su nombre –dado expresamente por Chiara Lubich en esos días– hace referencia a la experiencia de fraternidad que nos lleva a ofrecer la presencia de Dios en el mundo actual, fruto del amor recíproco, un Castillo no solo interior (con la presencia de Dios en el proprio corazón, como diría Santa Teresa de Jesús) sino Exterior, que irradie y haga visible esa presencia de Dios característica de la espiritualidad de comunión de los Focolares. El objetivo específico de ésta, es el ser un corazón que acoge, compone y testimonia una unidad que contiene la rica diversidad de las culturas y pueblos españoles.

 

En este sentido, Maria Voce –actual Presidenta del Movimiento que visitara España en enero de 2011?, animó a todos a seguir intensificando las relaciones ya construidas y a crecer en la acogida fraterna del otro, haciendo de este servicio de comunión, un servicio no solo para los Focolares, sino también para la Iglesia y para toda la sociedad. Y este camino señalado por Chiara en 2002 que, quizás como nunca, se ve de suma actualidad en España, es el que ha guiado a los miembros de los Focolares durante estos años. Unos años en los que han crecido la estima y el conocimiento recíproco de las muchas diversidades que contiene España. Variadas son las ocasiones para testimoniar y profundizar en estos aspectos, pero destaca la Mariápolis, que cada verano se celebra en una ciudad distinta de España (Teruel, Cuenca, Huesca, Cáceres,…). La de 2013 será del 2 al 6 de agosto en La Seu d’Urgell.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email