Revista Ecclesia » Se abre el Año Jubilar de san Pedro de Alcántara: «Tiempo de renovación, de acercarnos al perdón de Dios»
avila_sanPedroAlcantara
Destacada Iglesia en España Última hora

Se abre el Año Jubilar de san Pedro de Alcántara: «Tiempo de renovación, de acercarnos al perdón de Dios»

La apertura solemne de la Puerta Santa en el Santuario de San Pedro de Alcántara, «tiempo de renovación cristiana, de acercarnos al perdón de Dios». Así lo explicó este 19 de octubre en su homilía el obispo de Ávila, Jose María Gil Tamayo, en la apertura del Año Jubilar Alcantarino en la localidad de Arenas de San Pedro.

El comienzo de las celebraciones por el IV Centenario de la beatificación del santo extremeño, cuyos restos reposan en este santuario, erigido ahora templo jubilar.

Jornada de agradecimiento

Una jornada que constituye un día «para darle gracias al Señor. Y darle gracias también al Santo Padre por habernos concedido este Año Jubilar. Un año de alegría, de júbilo. Y lo tenemos que sentir al mismo tiempo que hacemos fiesta. Tenéis muchos actos programados, que seguro redundarán en la llegada de muchos peregrinos en la visita a esta real capilla para venerar las reliquias de San Pedro de Alcántara».

Del santo alcantarino, patrono también de Extremadura y de Brasil, el país probablemente con más católicos del mundo, conocemos su cercanía con Santa Teresa, quien se refería a él como el fraile que parecía hecho de raíces de árbol. «Consumido con sus penitencias, con sus pobrezas. Que quería pasar desapercibido. Hombre de pocas palabras, pero de cercanía con Dios y trayendo su consejo para las personas que a él se acercaban viviendo en la duda. ¿Qué tenía entonces este fraile?», se preguntaba Gil Tamayo. Su respuesta era inmediata: «La propuesta de volver al Evangelio, a la raíz profunda del seguimiento de Jesús».

avila_sanPedroAlcantara

¿Qué nos ha enseñado la pandemia?

«¿Qué bien nos viene a nosotros, que valoramos a mucha gente en la cultura del tener, en esta sociedad del descarte, donde se queda tanta gente atrás! Necesitamos recuperar ese sentido solidario que nace del desprendimiento, de que lo nuestro no es nuestro del todo, de que tenemos que compartir con los demás. De que tenemos que abrirnos».

No somos más felices cuanto más tenemos, subrayó el prelado haciendo referencia a los duros momentos vividos en la pandemia. «Se ha muerto gente importante, con poder, y la enfermedad no pregunta cuánto dinero tienen en el banco, o si tienen un cargo de primera importancia». Esta enfermedad «nos ha enseñado a muchos que somos poca cosa, que hoy estamos y mañana podemos no estar!. Como dice el Papa, no se ha visto nunca un entierro con el camión de mudanza detrás del féretro. Dejamos todo aquí», concluía el obispo abulense.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa