Diócesis Iglesia en España

Santoñas (Murcia), la tienda de dulces monacales de ‘las Antonias’

Santoñas (Murcia), la tienda de dulces monacales de ‘las Antonias’

El 10 de octubre, las concepcionistas abrieron una tienda de dulces en el centro de Murcia, una iniciativa con la que acercar a todos los murcianos los productos que estas monjas de clausura realizan, desde hace 10 años, en su obrador.

Santoñas es su nombre, “en honor a San Antonio”, asegura la superiora del convento de San Antonio de Algezares, de la Orden de la Inmaculada Concepción, sor Eva de Jesús Magaña. En este establecimiento se pueden encontrar algunos dulces monacales y otros típicos de Murcia, como es el caso del Salzillo. “Es un dulce que está teniendo mucho éxito –explica la monja–, que se hizo con motivo del centenario del escultor (el tercer centenario de su nacimiento tuvo lugar en 2007); el gremio de pasteleros lo elaboró, pero no tuvo mucha aceptación en las confiterías, ya que es muy laborioso. Nosotras sí lo estamos haciendo, pues con él recordamos al artista, y nos parece algo bonito, propio de Murcia”. El dulce Salzillo es una pasta flora, con un relleno de boniato, almendra, cabello de ángel, con aromas de naranja, limón y canela.

Cuentan con un amplio surtido de pastas, monas y tortas de boniato, suspiros, pastillas de café y leche, así como otros productos de la zona de Algezares: licores de una destilería de esta pedanía y miel, también de la misma zona. Pero no sólo eso, sino que además venden pulseras y rosarios elaborados artesanalmente por las ‘Verónicas’, como son conocidas popularmente las Hermanas Clarisas de Santa Verónica de Algezares; y próximamente tendrán Evangelios hechos por las Carmelitas Descalzas del monasterio de La Encarnación.

La tienda se encuentra en la calle Jaime I el Conquistador, en pleno corazón de Murcia, y abre de lunes a viernes, de 9:00 a 14:30 y de 16:30 a 20:30 horas, y los sábados, de 10:00 a 15:00 horas.

Ora et labora

Las religiosas piensan que la labor de esta tienda ayuda también a dar a conocer el monasterio entre los vecinos de Murcia y los turistas, pues la gente les pregunta a las dependientas (que no son monjas) por el convento y las hermanas.

La idea surgió hace un par de años y los objetivos que las han movido a llevar a cabo esta iniciativa fueron poder cubrir las necesidades del convento y poder también ayudar a las familias necesitadas de su entorno.

Hace ya una década que comenzaron con el trabajo en el obrador del monasterio, aunque ha sido con motivo de la apertura de este local cuando la elaboración de dulces se ha convertido en una actividad diaria en la vida conventual. Antes habían probado con varios oficios, hasta llegar a este, que se ha convertido en una labor que apasiona a las religiosas concepcionistas, pues todas tienen su hueco y su función, desde las más jóvenes que desarrollan toda su creatividad en la elaboración de nuevos dulces, hasta las mayores, que, aún dentro de sus limitaciones, colaboran en la confección de estos.

“Es un trabajo muy bonito –comenta sor Eva de Jesús–, porque está enriqueciendo mucho a la fraternidad a la hora del trabajo juntas en cadena, unas y otras tenemos que ir dándonos la mano y eso también nos hace crecer en el aspecto humano”. Todo esto combinando los horarios de elaboración de dulces con las horas de rezo monástico.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email