Revista Ecclesia » Santoña (Cantabria) celebra sus fiestas con ofertas solidarias
cantabria
Iglesia en España

Santoña (Cantabria) celebra sus fiestas con ofertas solidarias

                       Santoña, Cantabria, celebra sus fiestas con ofertas solidarias

La Villa de Santoña está celebrando sus fiestas en honor de la Virgen del Puerto. Unas fiestas participativas, con diversidad de programas y de ofertas para que todos los vecinos y visitantes, disfruten.

Unos días de convivencia, de encuentro, de cultos y procesión marítima en honor de la Patrona, de música, de toros, de bailes, de conciertos, de atracciones feriales. Y de los productos que ofrecen los artesanos de Latinoamérica, Asia y África (bellas prendas de vestir, objetos decorativos, pulseras, collares, bolsos, alfombras…), instalados a lo largo del Paseo Marítimo.

Comer juntos

A las dos de la tarde, en las mesas al aire libre que están junto a las Ferias, en la zona de la Calle Rentería Reyes, se instala un comedor popular solidario con los artesanos latinoamericanos y africanos que están vendiendo en las fiestas.

Van llegando, unos comen en las mesas, llevan sus platos repletos de comida sabrosa, caliente y abundante, y vuelven a por el segundo y a por el postre. A otros les viene mejor traer unas cazuelas y llevar la comida a su puesto de venta. Así tienen el puesto todo el día abierto.

El ambiente es internacional, los rostros, el vestuario de las mujeres, y se nota que hay alegría en todos los artesanos, y ganas de comer. Se crea un clima de familia.

El Albergue Juvenil prepara la comida

La cocina del Albergue Juvenil es el lugar donde se preparan los alimentos. Allí siempre recibe con amabilidad Roberto, sus colaboradores y voluntarios. Los primeros días prepararon la comida unas personas encargadas de llevar a cabo la labor. Y ahora, estos días, está Angelines, una cocinera entregada, complaciente, que se pone en el lugar de los comensales y pone cariño, en todo. Procura que tanto los latinos, como los africanos, que no comen cerdo, tengan su correspondiente comida. Y esto es un gesto que honra a Angelines y su estilo de hacer bien las cosas.

Colaboradores

Rubén, Lorena, Angelines, la voluntaria, y su hermana, y su nieta Denise, llevan la labor de distribuir la comida, el pan, el agua, el postre, de entregar los platos, los cubiertos…, de que todo esté limpio, ordenado, y coordinados por Aurelio Güemes, de Buscando Vivir.

Y el viernes 11, han recibido, la visita y colaboración de las concejalas del Ayuntamiento de Santoña, Patricia González que es la responsable del Albergue Juvenil, y de María Antonia Alonso, de Servicios Sociales. Unas personas atentas, amables, dispuestas a ayudar desde su cargo y ofrecer lo mejor a todas estas personas que viven las fiestas, trabajando, ambientando, ofreciendo su artesanía y su bien estar y bien vivir.

Hablan los artesanos

A José Cotacachi, ecuatoriano de Imbabura, como las otras dos personas, le va bien en las fiestas: “Nos acogen bien cada año, y el comer nos gusta porque nos tratan como a una familia. Es una buena ayuda para nosotros”. Y hablando del puesto de venta, nos dice: “Tenemos que pagar, por 4 metros, 216 euros, nos sale a 54 euros el metro, si fuese un poco más barato sería mejor”.

Para Luis Campos, los puestos para instalar la venta: “Son un poco caros, nos gustaría un poco menos de precio por instalación. Y luego, poner servicios higiénicos viene bien, porque hay mucha gente y se necesitan”. Y una cosa, “hay familias que tienen niños muy pequeños, y el tener el coche cerca les facilita que los niños puedan descansar, dormir en él, y no estar durmiendo en el puesto”. Señala además, que: “La acogida para aseo, y para comer, está muy bien. La gente está muy agradecida. Es algo superbién”.

Luis Espinosa es la primera vez que está en Santoña. Destaca la amabilidad de la gente, y toda esta zona, “es muy bonita, por el puerto, el turismo, la mar, y además la acogida me parece muy bien, es una buena ayuda para nosotros y estamos muy agradecidos”.

Desde Buscando Vivir

Queremos destacar la colaboración de Angelines, de su hermana y nieta, de Puerto, que este año la es imposible, pero que colaboró muchos años y el próximo esperamos que lo haga. Son como unas “madres para los artesanos”. Les tratan con amabilidad, con respeto, esmero. Decir, también, que la presencia valiosa y la colaboración de Rubén y de su esposa, Lorena, que se han desplazado desde Santander, es de destacar. Y agradecemos, al Albergue Juvenil, al Ayuntamiento de Santoña, y a los santoñeses, en general, por su acogida, por la compra de los productos de los artesanos de Latinoamérica, Asia y África que viven las fiestas, haciendo su labor, pero las viven en esta hermosa Villa de Santoña, en Cantabria.

Buscando Vivir, grupo solidario con los ciudadanos de otros países que viven con nosotros, siente satisfacción de llevar a cabo esta labor que se viene realizando en Santoña desde hace unos veinte años. Un signo de acogida, de integración, de tratar a las personas con dignidad.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa