Al abrir la puerta Última hora

Santidad y Actualidad

Hace un año tal día como ayer, en Roma, el papa Francisco, canonizó al Cardenal Newman.

Hace unos días, beatificó igualmente a Carlo Acutis, el joven informático evangelizador de las redes.

Dos figuras con algo más de un siglo de separación (Newman falleció en 1890, Acutis nació en 1991 y falleció en 2006) con profundas diferencias… y con una fantástica similitud: la fe vivida en su propio tiempo.

Esto de los santos es una de las más profundas riquezas que tenemos los católicos. Y en una multiforme dimensión. De un lado la Iglesia Triunfante que intercede por los que aún peregrinamos en la tierra.  De otro, modelos de vida –de acción, de razón, de oración, de relación- que pueden iluminar nuestra lucha en este mundo por el evangelio y por acercarnos a Dios.

Algo que es profundamente común a todos los santos, es que son hijos de su tiempo. Newman fue un scholar británico del siglo XIX y Acutis un chico de su tiempo de internet. Pero no se confunda ser hijos de su tiempo, con plegarse a todo lo que es la actualidad. No simplemente porque algo se dé en el hoy, es algo válido. Chesterton recuerda que los santos son de su tiempo “por contraste” señalando todo lo que a ese tiempo le falta –santos por exageración dice él…-.

Esa diferenciación está quizás en el centro de lo que los santos pueden iluminarnos para nosotros hoy. Una distinción que no siempre se tiene clara. La actualidad no es asumir y aceptar sin más todo lo que hay en el mundo. La actualidad es más bien ser capaz de discernir qué es realmente propio del tiempo actual porque vale, porque es fruto de lo sembrado tiempo ha, porque abre a más futuro y más vida, porque es justo, bueno, bello, porque humaniza, porque trae vida y da vida, y discernirlo frente a las imposturas artificiales de lo nuevo del día que ni tiene raíces ni futuro, que separa al hombre de sí mismo y de los demás. Lo actual es discernir qué es eterno que diría Nicolás Gómez Dávila. Precisamente por eso los santos son hijos de su actualidad. Porque buscaron lo eterno.

Vicente Niño Orti. @vicenior

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME