Iglesia en España Noticias Última hora

Santiago Gómez Sierra, nuevo obispo de Huelva: «Necesitamos más que nunca la luz del Evangelio»

«Comienza así para mí un vínculo nuevo con este Iglesia particular que peregrina en Huelva», expresó el nuevo obispo de Huelva, Santiago Gómez Sierra, en la toma de posesión de la diócesis este sábado 25 de julio, solemnidad del Apóstol Santiago.. «Necesitamos volver a vincularnos con los pobres y marginados para construir verdaderamente una sociedad que busque con perseverancia el bien común». De esta forma, el hasta ese momento obispo auxiliar de Sevilla, señaló que «el compromiso social y la opción por los pobres tienen una vinculación directa con la proclamación del Evangelio».

El obispo de la diócesis de Huelva también tuvo palabras de agradecimiento para su predecesor, José Vilaplana, que ya es obispo emérito, «que ha estado catorce años de incansable labor en la evangelización». Por su parte, Vilaplana le recordó que «nuestra sociedad, marcada por la secularización, necesita más que nunca la luz del Evangelio; nuestras familias sacudidas por una fuerte crisis demandan la orientación de la Iglesia para recuperar la transmisión de la fe en sus pasos iniciales; los jóvenes necesitan también ser escuchados y acompañados; las nuevas pobrezas y los emigrantes reclaman acogida y ayuda… Hay mucha tarea, querido hermano».

El prelado expresó a sus nuevos diocesanos que «los apóstoles, sus sucesores los obispos y todos los bautizados no estamos destinados a ser anunciadores de ideas o de valores humanos por nobles que sean, sino testigo de la persona de Jesús, junto a quien permanecemos toda la vida como discípulos aprendiendo el camino del amor», y les invitó a «contribuir a esta verdadera unidad sin ahogar la riqueza de la diversidad» sin olvidar que «debemos trabajar para hacer de nuestras parroquias y realidades pastorales lugares donde se experimente la presencia de Dios que nos ama, nos une y nos salva, y así asumir las diferencias enriquecedoras».

Por último, quiso destacar que «para ser una Iglesia misionera tenemos que vivir intensamente la comunión eclesial en el interior de las comunidades, con la Iglesia diocesana y con la Iglesia universal. El premio a este amor y vivencia de la comunión será la alegría y la fecundidad apostólica».

La celebración ha estuvo presidida por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, que ha estado acompañado por el cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, además de otros once obispos entre los que se encontraba el secretario de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello. También asistió Gian Luca Perici, en representación de la Santa Sede.

Print Friendly, PDF & Email