Revista Ecclesia » Santa Teresa según el Papa Ratzinger, por Fidel García Martínez
santa-teresa-de-jesus
Opinión

Santa Teresa según el Papa Ratzinger, por Fidel García Martínez

Santa Teresa según el Papa Ratzinger, por Fidel García Martínez

Con su habitual profundidad y sencillez el Papa emérito, Joseph Ratzinger, analiza la perfección cristiana en los escritos teresianos.

Partiendo de una ausencia de estudios teológicos académicos oficiales en Santa Teresa, pero con una amplia experiencia ascético-místicagracias a sus muchas lecturas; trato habitual y personal con teólogos eminentes; consultas a los más cualificados directores espirituales, como San Juan de la Cruz, San Pedro de Alcántara o San Juan de Ávila, Santa Teresa es comparada por el Papa Ratzinger con los más grandes doctores de la Iglesia como Santo Tomás de Aquino y San Agustín, con los que comparte magisterio doctoral en la Iglesia. El Papa emérito afirma: que la lectura de la obra teresiana fascina, porque non sólo narra, sino que muestra revivir en su obra, Castillo Interior y la Vida,especialmente, la presencia y la acción de Dios misericordioso. En el libro de la Moradas ( Castillo Interior) Santa Teresa nos ofrece una relectura de su propio y personal proceso interior que culmino en el Desposorio y Matrimonio espirituales y misteriosos, según el modelo del Cantar de los Cantares bíblico.

Para el Papa, teólogo, la esencia de la espiritualidad teresiana tiene una triple dimensión: las virtudes evangélicas como base de la vida cristiana, con el desapego de los bienes- pobreza evangélica- virtudes que deben ser practicadas por todos los cristianos y no sólo los religiosos; la práctica de la caridad fraterna, elemento esencial en toda vida comunitaria y social, la humildad para andar en verdad; la audacia cristiana; junto con las virtudes humanas como: alegría, la modestia y la amabilidad.

Santa Teresa es la gran maestra de  oración. En su análisis del concepto de oración en Santa Teresa: trato de amistad con que quien sabemos nos ama, el Papa Ratzinger encuentra una identidad con Santo Tomás de Aquino cuando hablando de la caridad teologal afirma que: es cierta amistad del hombre con Dios. Sin duda alguna una gran afinidad de la gran Doctor Mística con el gran Doctor Angélico.

Otro tema que el Papa Emérito analiza, es el del lugar de la Humanidad de Jesucristo en la vida espiritual. Este tema es especialmente tratado para la Santa, después de la terrible decepción que provocaron algunos confesores muy poco letrados, como ella decía, que le aconsejaban prescindir de la Sacratísima Humanidad de Cristo en su vida de oración. Para ella la persona divina- humana de Cristo, después de esta experiencia, fue la base y el fundamento de toda su profunda vida espiritual. Esta sólo tiene fundamento cuando está enraizada en la Pasión Muerte, Resurrección de Cristo y en su Presencia en la Eucaristía. Así afirma el Ratzinger: “Al final del recorrido del Castillo Interior en la última estancia (morada), Teresa describe esa plenitud, realizada en la inhabitación de la Trinidad, en la unión a Cristo a través de misterio de su Humanidad.” Concluía: “Que el ejemplo de esta Santa, profundamente y eficazmente laboriosa, nos impulse también a nosotros a dedicar, cada día, el tiempo adecuado a la oración, a esta apertura a Dios”

Buen deseo pienso , para que este Vº Centenario del Nacimiento de Santa Terea no se apague con tanto fuego artificial.

Fidel García Martínez.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa