Revista Ecclesia » Santa Sede: Nota de Doctrina de la Fe sobre la moralidad del uso de ciertas vacunas anti-covid
Santa Sede Última hora

Santa Sede: Nota de Doctrina de la Fe sobre la moralidad del uso de ciertas vacunas anti-covid

El 14 de diciembre, coincidiendo con el inicio de la vacunación allí, la Conferencia Nacional de Obispos de Estados Unidos hizo públicas unas «orientaciones morales» sobre las vacunas contra la Covid-19. Este lunes 21 de diciembre es la Congregación para la Doctrina de la Fe la que da a conocer otra «Nota» sobre la moralidad del uso de algunas de ellas.

El dicasterio que preside el cardenal español Luis Francisco Ladaria explica que el nuevo pronunciamiento, de poco más de una página, obedece a las «varias solicitudes» recibidas en los últimos meses en su departamento recabando opinión sobre el uso de algunas vacunas que han sido desarrolladas utilizando líneas celulares provenientes de tejidos obtenidos de abortos «ocurridos» en el siglo pasado. A diferencia del escrito estadounidense, aquí no se menciona explícitamente ninguna de las vacunas que han comenzando ya o están a punto de administrarse en Occidente (Pfizer/BioNTech, Moderna y AstraZeneca), sino que se habla de manera generalista y siempre —se recalca— sin juzgar la seguridad y eficacia de los remedios, reflexionando únicamente sobre «el aspecto moral» de su uso.

Tras recordar los «criterios rectores generales» expuestos con anterioridad por la Academia Pontificia para la Vida, el dicasterio de la Santa Sede recuerda que «existen responsabilidades diferenciadas» de cooperación con el mal en este asunto. No obstante, concluye que «cuando no se dispone de vacunas éticamente inocuas contra la covid-19 (por ejemplo, en países donde las vacunas no están disponibles para médicos y pacientes sin problemas éticos, o donde su distribución es más difícil debido a condiciones particulares de almacenamiento y transporte, o cuando se distribuyen varios tipos de vacunas en el mismo país pero, por parte de las autoridades sanitarias, los ciudadanos no pueden elegir la vacuna a inocular) es moralmente aceptable utilizar vacunas anti-covid-19 que utilizaron líneas celulares de fetos abortados en su proceso de investigación y fabricación».

La razón fundamental para considerar moralmente lícito su uso, se explica, es que la «cooperación al mal (cooperación material pasiva) del aborto provocado» por quienes se las administran es «remota». «(…) Todas las vacunas reconocidas como clínicamente seguras y eficaces pueden utilizarse con la certeza de que el uso de dichas vacunas no significa una cooperación formal en el aborto del que derivan las células con las que se produjeron las vacunas», se indica. No obstante, la Congregación señala que ello «no implica ni debe implicar en modo alguno la aprobación moral del uso de líneas celulares procedentes de fetos abortados», por lo que se pide a empresas farmacéuticas y a organismos sanitarios gubernamentales que «produzcan, aprueben, distribuyan y ofrezcan vacunas éticamente aceptables que no creen problemas de conciencia, ni al personal sanitario ni a los propios vacunados».

Aunque el dicasterio reconoce que «la vacunación no es, por regla general, una obligación moral» y por tanto «debe ser voluntaria», subraya al mismo tiempo que para garantizar el bien común, y a falta de otros medios para detener o incluso prevenir la epidemia, se hace «recomendable» para proteger a los más débiles y más expuestos.

El documento, aprobado por el Papa Francisco el pasado día 17, recuerda por último a la industria farmacéutica, los gobiernos y las organizaciones internacionales que tienen el «imperativo moral» de «garantizar que las vacunas, eficaces y seguras desde el punto de vista sanitario, y éticamente aceptables, sean también accesibles a los países más pobres y sin un coste excesivo para ellos». La falta de acceso a las mismas —se afirma— «se convertiría, de algún modo, en otra forma de discriminación e injusticia que condenaría a los países pobres a seguir viviendo en la indigencia sanitaria, económica y social».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa