Iglesia en España Última hora

Sánchez Monge condena los mensajes de odio aparecidos en la Iglesia Evangélica en Santander

El obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, y el delegado de Ecumenismo de la diócesis, Daniel Gutiérrez Jordán, han manifestado hoy su más absoluto rechazo y condena ante los actos vandálicos que ha sufrido el Día de Navidad una iglesia protestante de Peñacastillo: «De ninguna manera pueden tener cabida en un creyente en Jesucristo». A la entrada de la Iglesia Evangélica Nueva Vida de Santander se encontraron bolsas con ratas muertas y carteles con mensajes como «Fuera ratas protestantes y luteranas».

Ante estos hechos, el obispo católico se ha remitido al Evangelio cuando dice «Amarás al prójimo como a ti mismo» y la parábola del Buen Samaritano que «expresa con realismo cómo la palabra ‘prójimo’ señala a cualquier persona con la que nos encontremos».

El prelado ha lamentado que «los mensajes de odio encontrados en la sede de una comunidad hermana suponen un herida abierta para el conjunto de la Iglesia». «Queremos expresar todo nuestro apoyo a cada uno de los miembros de Nueva Vida y a su pastor y presidente del Consejo Evangélico de Cantabria, Julio García Celorio, deseando que este tiempo de Navidad nos remita a la esencia del Evangelio», ha concluido Sánchez Monge.

En concreto, se trata de tres bolsas de ratas junto a tres carteles con los siguientes mensajes: «Dios no murió en la cruz para alimentar a traidores como tú», «España católica, apostólica y romana: fuera ratas protestantes y luteranas» y «Cristo, María y España. Fuera ratas protestantes y luteranas’. El pastor de la parroquia Nueva Vida ha puesto una denuncia ante la Policía por delito de odio y lo hará también ante la Fiscalía, según manifiesta en un comunicado que ha difundido en redes sociales.

Además, destaca que éste «no es el único ataque» de «odio religioso» que han sufrido en el día de Navidad diferentes confesiones en otras ciudades españolas. «Desgraciadamente, no es la primera vez que esto pasa en España», concluye.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME