Diócesis Iglesia en España

San Juan Pablo II, en el Santo Cristo de Urda (Toledo)

San Juan Pablo II, en el Santo Cristo de Urda (Toledo)

San Juan Pablo II, que firmó el Jubileo a perpetuidad en 2005, en el santuario del Santo Cristo de Urda (Toledo)

Obra del maestro malagueño Raúl Berzosa Fernández, la pintura fue bendecida el domingo 24 de septiembre, Día del Peregrino en Urda, por el obispo auxiliar, don Ángel Fernandez Collado.

El domingo 17 de septiembre a las 12 del mediodía era pre­sentada en la parroquia de Urda la nueva obra: «San Juan Pablo II», un óleo sobre lienzo, reali­zada para el santuario diocesa­no del Santísimo Cristo de la Vera Cruz de Urda por el joven y consagrado maestro mala­gueño don Raúl Berzosa Fer­nández.

La pintura fue bendecida el domingo 24 de septiembre, Día del Peregrino en Urda, por el obispo auxiliar, don Ángel Femandez Collado. Sobre el paisaje propio de Urda -entre La Mancha y el arranque de los Montes de Toledo- desde «Las Aljibes», con la Villa de Urda en el horizonte, emerge en ac­titud de bendecir al pueblo, con una penetrarte fuerza en la mi­rada que entra en diálogo con el espectador, un joven aún Juan Pablo II.

Se han elegido las vesti­duras propias del hábito coral Pontificio usadas para su elec­ción el 22 de octubre de 1978 junto con el conocido estolón de los evangelistas usado por los Obispos de Roma para im­partir su primera bendición co­mo Sumo Pontífice.

Se ha optado por el roque­te de encaje de Bruselas que permite al autor -aún más si cabe- demostrar su magistral resolución sobre los elementos textiles. En el laborioso entra­mado del roquete puede distin­guirse el escudo de armas del Papa.

 

Mirada interpelante 

El rostro de donde emana un fuerte atractivo por sus rasgos eslavos y la profundidad inter­pelante de su mirada se enmarca en la mitad de los 90 del pasado siglo, fecha en la que tuvo lugar la firma del primer jubileo para Urda (13 de octubre de 1994).

El nimbo que sirve de aureo­la al Santo Padre, se integra a la perfección con la resolución paisajística sugerida por el co­nocido fotógrafo local Cecilia Antonio Rabadán, asociándola a la luz del sol en un atardecer en la sierra La Calderina y que evoca la última firma del Jubi­leo a perpetuidad para Urda (el 25 de enero de 2005) en el oca­so de la vida de Juan Pablo a dos meses escasos de su tránsito al Cielo (e12 de abril de 2005).

Junto a este óleo en el inte­rior del Santuario, ha sido ben­decida también en la fachada principal del mismo, junto a la Puerta Santa, una placa conme­morativa, tallada artesanalmen­te por los canteros locales Anto­nio y Julián Pérez en piedra de Novelda, en recuerdo de las dos fechas en que san Juan Pablo II aprobó los respectivos decretos jubilares para el santuario de La Mancha.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email