Opinión

San Juan de la Cruz: esencia de Navidad

Celebra hoy la Iglesia Católica, 14 de diciembre, la festividad de San Juan de la Cruz, patrono de poetas, soñadores, y vértice de la lírica y de la mística. Buen motivo, para por medio de sus poemas navideños iniciar la vivencia de la Navidad Cristiana, pese a los intentos manifiestos de imponer la pagana del solsticio. Nada mejor que este breve romance del autor de Cántico Espiritual, de quien dijo la Madre Teresa: Fray Juan es hombre celestial y divino. Y el gran maestro y polígrafo Menéndez y Pelayo, con hipérbole entusiasta sentenció: la poesía de Fray Juan es angelical

San Juan de la Cruz con la sobriedad del verso del romancero, nos ha dejado esta joya navideña basada la alegoría nupcial del matrimonio, para expresar la encarnación del Verbo, quien asume la naturaleza humana, encarnada en el seno virginal de una Madre, con todos sus condicionamientos existenciales y vitales, menos los pecaminosos: dice así este Romance del Nacimiento, que suena por añejo a auténtico:

// Ya que era llegado el tiempo/ en que de nacer había/ así como desposado/ de tu tálamo salía/ abrazado con su esposa/ que en sus brazos la traía/ al cual la graciosa Madre/ en un pesebre ponía/entre unos animales/ que a la sazón allí había/: los hombres decían cantares/ los ángeles melodía/ festejando el desposorio/ que entre tales dos había/ y la Madre estaba en pasmo/ de que tal trueque veía/ el llanto del hombre en Dios/ y el hombre la alegría/ lo cual del uno y del otro/ tan ajeno ser solía/.

La Natividad es ese misterio sublime, o es algo sin sentido que se devora a si mismo en el escepticismo nihilista de la orgía consumista. Contra lo que escribió el gran Rubén Darío el genio de la modernidad poética, en su inmenso poema confesional Yo soy aquel:

La virtud esta en ser tranquilo y fuerte/ con el fuego interior todo se abrasa/ se triunfa del rencor y de la muerte: hacia Belén (…) la caravana pasa.

Fidel Garcia Martínez

Print Friendly, PDF & Email