Iglesia en España Nacional Santa Sede

San Ezequiel Moreno, el santo español protector de los enfermos de cáncer

San Ezequiel Moreno, el santo español protector de los enfermos de cáncer

El primer santo agustino recoleto murió de cáncer en 1906 en Monteagudo (Navarra); los milagros que aprobó la Iglesia para su beatificación y canonización fueron curaciones de cáncer y muchos testimonios de enfermos de cáncer aseguran haberlo superado gracias a su intercesión

Fue obispo de Pasto (Colombia) y realizó una importante labor pastoral, alzando la voz principalmente en defensa de los desfavorecidos. Sin embargo, a San Ezequiel Moreno se le conoce más por ser el protector de los enfermos de cáncer. Muchas personas-enfermos y familiares- recurren al santo agustino recoleto para buscar consuelo, alivio y curación en la dura enfermedad.

Natural de Alfaro (La Rioja), realizó su profesión simple como agustino recoleto en Monteagudo (Navarra) con tan solo 16 años. Ezequiel Moreno y Díaz fue uno de los primeros misioneros agustinos recoletos que llegaron a Filipinas y reactivó las misiones agustinas recoletas en Colombia. La Santa Sede le nombró obispo de Pasto (Colombia) en 1895. Solo diez años después, en 1905, le fue detectado un cáncer en la garganta. Fue este el motivo de su regreso a España, donde murió el 19 de agosto de 1906 en Monteagudo.

La Iglesia le proclamó como especial protector de los enfermos de cáncer por la relación del obispo con el cáncer: en 1906 falleció a causa de un cáncer y los dos milagros aprobados por el Vaticano para su beatificación y canonización fueron curaciones de cánceres terminales. El 19 de agosto, festividad del santo español, es un día remarcado para los devotos de San Ezequiel que se ponen en sus manos ante el cáncer y los miembros de la familia agustino recoleta.

De la agonía a lo completa curación

La experiencia de Carmela Jurado fue la que propició la beatificación de Ezequiel Moreno. Natural de Pasto, de donde fue obispo el agustino recoleto, Carmela sufría un tumor en la nariz.

En un primer análisis clínico fue enviada al Instituto Radium de Bogotá. Los doctores consideraron que se trataba de un tumor maligno. Los exámenes médicos confirmaron que sufría un cáncer maligno palatino-nasal, la misma enfermedad por la que falleció San Ezequiel Moreno.

Tras pasar dos meses ingresada, los médicos aconsejaron a la familia que la llevasen a morir a su casa, pues no se podía hacer nada por su recuperación. En la noche del 11 al 12 de febrero de 1947 estaba ya agonizando después de recibir la extremaunción. Las semanas previas había rezado con su familia dos novenas a San Ezequiel.

A la mañana siguiente, Carmela Jurado despertó totalmente curada y sin ninguna afección. La comisión de la Congregación para la Causa de los Santos afirmó que el hecho no tenía explicación científica y se trataba de un milagro por la intercesión de Ezequiel Moreno.

Pablo VI lo beatificó el 1 de noviembre de 1975, festividad de Todos los Santos. En su homilía, el Pontífice aseguró que el prelado agustino recoleto de Pasto era “ejemplo vivo de santidad para los Obispos”.

El milagro de la canonización

La colombiana María de Jesús Náñez obtuvo el milagro que dio paso a la canonización. Se produjo en la noche del 18 de julio de 1986. María de Jesús Náñez había sido operada de un cáncer en la pierna derecha y que se había reproducido con metástasis en el pecho izquierdo.

Encomendándose a Ezequiel Moreno se curó milagrosamente. La Santa Sede estudió el milagro y dio vía libre para la canonización entendiendo que María de Jesús Náñez se había curado por la intercesión del fraile agustino recoleto.

Con motivo del V Centenario de la Evangelización, San Juan Pablo II elevó a los altares a San Ezequiel Moreno en Santo Domingo. En su homilía, el Santo Padre dijo que el santo agustino recoleto “se nos presenta ante todo como modelo de evangelizador, cuyo incontenible deseo de anunciar a Cristo guio todos los pasos de su vida”.

Son muchas las personas que actualmente se encomiendan a San Ezequiel Moreno para que interceda por los enfermos de cáncer con esta oración: Cristo Jesús, que por nosotros has abrazado la Cruz: ten presente a (nombre del enfermo) que sufre la enfermedad. Fortalécele con tu espíritu. Dale paciencia en el dolor y fortaleza en la fe. Que se sienta consolado por ti. Que san Ezequiel Moreno lo tome bajo su protección. Amén

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email