Revista Ecclesia » Saludos del Papa Francisco tras el ángelus, 21 Domingo Tiempo Ordinario A, 24 agosto 2014
papa-francisco-angelus

Saludos del Papa Francisco tras el ángelus, 21 Domingo Tiempo Ordinario A, 24 agosto 2014

Saludos del Papa Francisco tras el ángelus, 21 Domingo Tiempo Ordinario A, 24 agosto 2014:

Queridos hermanos y hermanas, mi pensamiento se dirige en modo particular a la amada tierra de Ucrania, de la cual es hoy la Fiesta Nacional, a todos sus hijos e hijas, a sus anhelos de paz y serenidad, amenazados por una situación de tensión y de conflicto que no alude a placarse, generando tanto sufrimiento entre la población civil.

Confiemos al Señor Jesús y a la Virgen la entera Nación y recemos unidos, sobre todo por las víctimas, sus familias y cuantos sufren. He recibido una carta de un obispo y cuenta todo este dolor. Recemos juntos a la Virgen por esta amada tierra de Ucrania en el día de la Fiesta Nacional.
Ave María…

Saludo cordialmente a todos los peregrinos romanos y a aquellos provenientes de varios Países, en particular a los fieles de Santiago de Compostela (España), a los niños de Maipú (Chile), a los jóvenes de Chiry-Ourscamp (Francia) y a cuantos participan en el encuentro internacional promovido por la diócesis de Palestrina.

Saludo con afecto a los nuevos seminaristas del Pontificio Colegio Norteamericano, llegados a Roma para emprender los estudios teológicos.

Saludo a los seiscientos jóvenes de Bérgamo, que a pie, junto a su Obispo, han llegado a Roma de Asís. Es decir de Francisco a Francisco, como está escrito allí. Pero, ¡son buenos ustedes bergamascos, eh! Ayer por la tarde, su obispo, junto a uno de los sacerdotes que los acompañan, me han contado cómo han vivido estos días de peregrinación. ¡Felicitaciones! Queridos jóvenes, vuelvan a casa con el deseo de dar testimonio a todos de la belleza de la fe cristiana.

Saludos a los jóvenes de Verona, MontegrottoTerme y de la Valle Liona, como también a los fieles de Giussano y Bassano del Grappa.

Les pido, por favor, que no se olviden de rezar por mí.

¡Les deseo un feliz domingo y buen almuerzo! ¡Hasta pronto!

(Traducción de María Cecilia Mutual – RV).

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa