virgen-de-los-llanos
Iglesia en España

Saludo del obispo de Albacete para las Ferias de Albacete en honor de la Virgen de los Llanos

Saludo del obispo de Albacete para las Ferias de Albacete en honor de la Virgen de los Llanos

Un pueblo en fiestas es siempre una realidad admirable. En las  fiestas  la vida se hace en la calle, se abren las  puerta de las casas y de los corazones,  se allanan la diferencias,  se encuentra  la alegría saltando en cada esquina. En la fiesta aflora lo mejor del pueblo.

Pero la fiesta es especialmente bella y hermosa  cuando se hace en torno a la Santísima Virgen. Las madres – y la Virgen de los Llanos es nuestra madre en la fe-   siempre  hacen revivir en nosotros, los hijos,  la conciencia   de  que somos hermanos.  La vida puede distanciarnos,  podemos pensar  de manera distinta, pero, mientras viva la madre, todo hijo tiene siempre una cita pendiente en el hogar  familiar. En presencia de la madre   nos reconocemos como  hermanos.  La Virgen, como buena Madre,  siempre hace familia,  hace pueblo y hace Iglesia.

La Virgen de los Llanos está en los orígenes de la Feria de Albacete. Ella no es un obstáculo a la fiesta, sino que la potencia. María fue elegida por Dios  para  traer  a este mundo la  fiesta más honda y verdadera: la fiesta de la salvación. Por eso la llamamos “causa de nuestra alegría”. En Ella hallaron cumplimiento la espera y la esperanza de los pobres de Israel, alumbrando una esperanza  inédita.

Pero,  ¿podemos hablar de fiesta  cuando la violencia, el paro,  la  explotación  y la marginación  siguen  presentes  en nuestro mundo? ¿ No es un sarcasmo  cuando  hay hogares  que no podrá hacer fiesta en la Feria?.

La Virgen de los Llanos   nos señala,  un año más,  lo que  constituye el meollo de la fiesta, lo que nos enriquece  dejándonos algo más que el amargo sabor de la resaca.  Porque lo mejor de la Feria es el encuentro,  hacer del ferial nuestra plaza del pueblo  donde  todos  acabamos encontrándonos para disfrutar de la amistad. La obligada visita a la capilla de la Virgen nos recordará  que  somos hermanos.

Y no olvidemos que en las fiestas del Pueblo de Dios  siempre  había una ración especial   para el emigrante y el pobre. ¡Buena Feria!

+Ciriaco  Benavente

Obispo de Albacete

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.