Revista Ecclesia » ¿Sabes qué es la Transverberación de Santa Teresa?
Destacada Iglesia en España Última hora

¿Sabes qué es la Transverberación de Santa Teresa?

Cada 26 de agosto se celebra el Día de la Transverberación de santa Teresa, una experiencia mística que la Santa experimentó en 1560 en el Convento de la Encarnación de Ávila, y que relata con palabra vibrante en su Libro de la Vida: «Quiso el Señor que viese aquí algunas veces esta visión: veía un ángel cabe mí hacia el lado izquierdo, en forma corporal… No era grande sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido, que parecía de los ángeles muy subidos, que parecen todos se abrasan… Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Éste me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas; al sacarle, me parecía consigo y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios» (Vida, 29, 13).

Se trata de una experiencia de Santa Teresa que estando en gran unión con Dios, sintió cómo su corazón era traspasado por una lanza, fundiéndose por completo en el amor de Dios.

En una de sus poesías, también inmortalizó su vivencia mística:

Hierome con una flecha
enherbolada de amor,
y mi alma quedó hecha
una con su criador.
Yo ya no quiero otro amor,
pues a mi Dios me he entregado,
y mi Amado es para mí,
y yo soy para mi Amado.

Una capilla en memoria

Este suceso es de tanta importancia para la Familia del Carmelo, que la Orden edificó en el Monasterio de la Encarnación una capilla en memoria de la vivencia mística. Allí, en su suelo, se halla una gran placa conmemorativa que dice: “Este tierra que pisas es santa”. En la capilla se conserva la celda donde ocurrió la Transverberación.

bernini-transv

El poder del Amor

Según el carmelita Saverio Cannistrà: «Teresa se encuentra con el Crucificado resucitado y en su cuerpo ve, lee con claridad el poderío de este amor, capaz de superar toda resistencia y abatir cualquier obstáculo. Teresa se abandona totalmente a él liberándose de todo lo que la frenaba en el plano personal, social y eclesial. Su corazón herido es el corazón del hombre nuevo, el corazón de carne (Ez 11, 19), liberado y aliviado, como en el impulso ascensional de la representación de Bernini, hacia el amor que la atrae a sí y la hace suya. Su esposa, se dirá y se ha dicho, pero todavía más su amiga y su colaboradora. Precisamente como la Samaritana es descrita como la amiga que habla con Jesús y la discípula que habla a los demás de Jesús, así Teresa. A la pasividad de ser perdonada, escuchada y amada por Jesús, corresponde la actividad de la amiga y colaboradora que ya no se espantará más de su debilidad o de las dificultades materiales o de los prejuicios de los hombres, aun siendo eclesiásticos influyentes. Teresa se pone en camino y no dejará de caminar hasta su muerte, que es para ella el umbral más allá del cual continuará caminando al encuentro con él, ya verdaderamente Esposo contemplado cara a cara».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa