Cristianos perseguidos Especiales Ecclesia

Ryan Brian Patus, cristiano de Pakístán de 15 años, acusado de blasfemia por un SMS

Protestas, amenazas y un intento de tomar la “justicia por la mano” contra un adolescente cristiano, acusado de haber enviado un mensaje de texto blasfemo a algunos compañeros musulmanes: es lo que ha ocurrido en el distrito de Gulshan-i-Iqbal, zona burguesa de Karachi, metrópolis del Sur de Pakistán.

Según ha informado a la Agencia Fides la Ong local “World Vision in Progress”, la casa de la familia del chico ha sido saqueada e incendiada la pasada noche después de una violenta protesta de fundamentalistas islámicos. El chico, de 15 años Ryan Brian Patus y su familia han sido rescatados por la Ong.

Han escapado a la furia asesina, solo porque, en el momento del ataque, Ryan estaba en el hospital para atender a su padre, gravemente enfermo, y su familia, por temor a represalias, había preferido dejar la casa. La policía que ha intervenido, ha dicho que el muchacho está acusado de enviar un mensaje de texto blasfemo que ha circulado entre los vecinos del barrio, provocando esta reacción. Ryan afirma que ha recibido y transmitido el mensaje a sus amigos sin leerlo cuidadosamente. Lo acusan oficialmente dos testigos y el Imam Qari Ghulam Qadir, de la mezquita Jamia, que ha registrado un First Information Report (denuncia formal) por infracción del artículo 295c del Código Penal (insultos al Profeta Mahoma).
El Obispo anglicano de Karachi, Mons. Ijaz Inayat, de la “Church of Pakistan”, dice que está “horrorizado por la historia y profundamente preocupado por la seguridad de la familia”. En un mensaje enviado a la Agencia Fides, desde la Ong paquistaní “Human Rights Commission of Pakistan”, se informa que en el 2012 en Pakistán se han registrado 22 casos oficiales de blasfemia, todos polémicos, entre ellos el de Rimsha Masih, la niña cristiana acusado falsamente por el Imam Khalid Jadoon Chisti.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Ryan Brian Patus, cristiano de Pakístán de 15 años, acusado de blasfemia por un SMS, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email