Rincón Litúrgico

Romance por la paz a la Virgen del Saz de Alhóndiga, por Francisco Vaquerizo Moreno

virgen del saz

Romance por la paz a la Virgen del Saz de Alhóndiga, por Francisco Vaquerizo Moreno

 

Dieciocho son las guerras

que salen en los medios cada día

y, aunque cambien los nombres

– conflictos, insurgencias, rebeldías

o guerras declaradas -, da lo mismo

porque las consecuencias son las mismas:

hambre, muerte, dolor, enfermedades,

humillaciones e ignominias.

 

¿Y todo eso por qué? Sencillamente,

porque en el mundo reina la injusticia,

el ansia de placer, el egoísmo,

la prepotencia, el lujo, la avaricia

y los eternos sueños imperiales

de poderíos y supremacías.

 

Dejo mis versos hoy, llenos de lágrimas,

a las plantas benditas

de la Virgen del Saz, para pedirle

esa paz, ese amor y esa empatía

de que ella nos dio ejemplo

en todos los instantes de su vida.

 

Imploro hoy a la Virgen, para el mundo

una paz que dé fin a tantas ruinas,

que barra el egoísmo, la insaciable

ambición de poder y hegemonía,

el afán de molicie y complacencia,

la crueldad, el desamor, la envidia

 

Y una paz que nos lleve

a vivir lo que somos: la familia

de los hijos de Dios, viviendo siempre

en paz y gracia, en gozo y armonía

y caminando juntos como hermanos

hacia la eternidad definitiva.

 

 

 

 

Esta es, Madre, la súplica

con que hoy vengo a tu Ermita,

porque si Tú no imploras el remedio,

el mundo seguirá patas arriba,

no pararán las guerras

ni los ultrajes ni las agonías,

ni el terror ni la muerte,

ni las vilezas ni las tiranías.

 

¡Haz, Madre, que regrese

al mundo la justicia,

que se acaben las guerras

y que vuelva la paz y la alegría,

Tú que eres Reina de la paz humana,

Tú que eres Reina de la paz divina!

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.