Revista Ecclesia » Resumen de la carta del Papa Francisco dirigida a David Cameron
Santa Sede

Resumen de la carta del Papa Francisco dirigida a David Cameron

Resumen de la carta del Papa Francisco dirigida a David Cameron

El fin de la economía y de la política es el propio servicio a los hombres

 Ayer se publicó una carta del Santo Padre al primer ministro británico David Cameron, en respuesta al mensaje que recibió el pasado 5 de junio sobre la presidencia británica del G8 y la próxima cumbre prevista en Lough Erne, que tendrá lugar los días 17 y 18 de junio bajo el lema “A G8 meeting that goes back to first principles- Una cumbre G8 que se remonta a los primeros principios”.

El Santo Padre destaca en la carta que para que el tema tenga su más amplio y profundo significado se necesita asegurar en cada actividad política y económica nacional e internacional una referencia al hombre, así como consentir la máxima expresión de la libertad y de la creatividad individual y colectiva y, por otro lado, promover y garantizar que éstas se lleven a cabo siempre de manera responsable y con un sentido solidario, con una particular atención a los más pobres.

 

Francisco ha elogiado que dentro de las prioridades que la Presidencia Británica ha fijado para la próxima cumbre no falten temas como la atención fundamental al hombre, centrada en la propuesta de una acción concreta del Grupo para eliminar definitivamente el flagelo del hambre y garantizar la seguridad alimentaria, la protección de las mujeres y niños de la violencia sexual en situaciones de conflicto, siendo este uno de los temas centrales de la agenda, además de la paz internacional y la crisis internacional, “por lo que no se podrá no considerar la situación en Medio Oriente”, ha señalado el Papa.

 

Por otra parte, “centrarse en la legalidad como hilo conductor del desarrollo con los siguientes compromisos para evitar la evasión fiscal y asegurar la transparencia y la responsabilidad de los gobiernos -escribe Francisco- son medidas que apuntan a las raíces éticas profundas de los problemas y, como ya señaló mi predecesor Benedicto XVI, la presente crisis global demuestra que la ética no es algo externo a la economía sino que es una parte integral e ineludible del pensamiento y de la acción económica”.

 

El Santo Padre reitera que las medidas para resolver la crisis mundial deben ser guiadas por “la ética de la verdad que comprende sobre todo, el respeto de la verdad del hombre, el cual no es un factor económico más, o un bien excluible, sino alguien que tiene una naturaleza y una dignidad no reducible a meros cálculos económicos. Por tanto la preocupación por el bien básico material y espiritual de cada hombre es el punto de partida de cada solución política y económica y la medida última de su eficacia y su ética”.

 

Especificando que el fin de la economía y de la política es el propio servicio a los seres humanos comenzando por los más pobre y débiles, sin importar dónde se encuentren, incluso en el vientre de la madre, el pontífice señala en la carta que “cualquier teoría o acción económica o política debe esforzarse por proporcionar a cualquier habitante de la tierra el bienestar mínimo que le consienta vivir con dignidad, en la libertad, con la posibilidad de sostener una familia, educar a sus hijos, alabar a Dios y desarrollar sus propias capacidades humanas”.

 

El Papa Francisco ha querido compartir con el Primer Ministro estos pensamientos, con el deseo de contribuir a subrayar lo que es implícito en todos los órganos políticos, pero que en ocasiones se puede olvidar: “la importancia primordial de poner al hombre, cada hombre y cada mujer, en el centro de cada actividad política y económica nacional e internacional, porque el hombre es el recurso más verdadero y más profundo de la política y la economía y al mismo tiempo, el fin primordial de ser”.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa