Cultura

Restaurada «La Anunciación» de Fra Angelico

«La Anunciación» de Fra Angelico, como nunca la habías visto antes

Obra maestra del Prado, recupera su rico y deslumbrante colorido, la luz sobrenatural que invade la composición y el espacio arquitectónico originario, tras una compleja restauración

Formará parte de la exposición «Fra Angelico y el origen del Renacimiento florentino», que se inaugurará en el Prado a finales de mes y que es uno de los platos fuertes del bicentenario del museo

Natividad Pulido
ABC.es, 9 de mayo de 2019

Fotos y vídeo

Pasar más de una hora a apenas treinta centímetros de uno de los cuadros más hermosos de la Historia del Arte, «La Anunciación» de Fra Angelico, charlando a solas con Almudena Sánchez, la persona que lo ha restaurado y, por tanto, mejor conoce sus secretos, es uno de los privilegios impagables de esta profesión. Pintada por Fra Angelico, maestro del Quattrocento, hacia 1425 con témpera al huevo sobre tabla de chopo (de ahí su extrema fragilidad), y con unas medidas de 190,3 por 191,5 centímetros, fue un encargo para el convento de Santo Domingo en Fiesole, a las afueras de Florencia. Es la primera de las versiones de la Anunciación que pintó: hay otras en el Museo Diocesano de Cortona y en la Basílica de Santa Maria delle Grazie en San Giovanni Valdarno (ambos en la Toscana).

Fue vendida por los dominicos de Fiesole en 1611 para sufragar la construcción de un nuevo campanario. La adquiere Mario Farnesio para el duque de Lerma, quien pudo regalarla a su hermana. En fecha desconocida pasó a las Descalzas Reales de Madrid, y de allí al Museo del Prado en 1861. Cuenta con una predela de cinco paneles que narran episodios de la vida de la Virgen. De momento, no se ha restaurado la predela.

Su restauración cuenta con la Fundación Iberdrola España como miembro Protector del Prado y la colaboración de Friends of Florence y American Friends of the Prado Museum, que han aportado entre ambas 150.000 euros. La obra formará parte de la exposición «Fra Angelico y el origen del Renacimiento florentino», que se inaugurará en el Prado a finales de este mes y es uno de los platos fuertes del bicentenario del museo.

«Un milagro»

«Es un milagro que esta obra se conserve así después de casi 600 años», advierte Almudena Sánchez, que comenzó los trabajos en marzo de 2018. Realizada a los 30 años por un Fra Angelico que había trabajado con gran éxito como miniaturista, se cree que toda la pintura es autógrafa. Esta obra maestra tiene una gran riqueza de detalles. El maestro renacentista hizo un trabajo minucioso, muy esmerado. Se halla, majestuosa, en el taller de restauración, sobre un caballete.

¿Le ha dado mucho trabajo Fra Angelico? «Sí, mucho. Ha sido un trabajo que me ha absorbido completamente y me ha exigido muchísimo –advierte la restauradora–. Ha presentado problemas distintos a los habituales. Ha sido un reto, un proceso complejo tanto en la limpieza de la superficie pictórica, con la eliminación de la capa de suciedad, como en el levantamiento de los repintes, porque eran repintes de óleo muy antiguos, seguramente realizados más que por un restaurador por un pintor, no sabemos cuándo». La obra sufrió en fecha indeterminada un grave problema estructural al separarse dos de sus cuatro paneles del soporte: segundo y tercero. «El motivo no lo sabemos, pero pudo deberse a un cambio brusco de humedad y temperatura en uno de sus traslados. Provocó inestabilidad en la pintura y pérdidas. Ello dio lugar a diversas intervenciones para solventar los daños y disimular esas pérdidas, provocando la acumulación de repintes», explica Almudena Sánchez.

Restauración de 1943

En 1943 fue restaurada por última vez hasta la fecha. Era la primera restauración documentada. La llevó a cabo, ya en el Prado, Jerónimo Seisdedos (hay en el taller una foto que da buena cuenta de ello), quien devolvió la estabilidad al soporte. El restaurador limpió barnices oxidados y el humo de las velas. No hay que olvidar que era una obra devocional, iluminada por las velas en el convento de Fiesole desde 1425, aproximadamente, hasta 1611. Seisdedos retocó las pérdidas con acuarela, pero no se atrevió a eliminar los repintes de óleo que encontró. «Vio la dificultad, fue muy prudente y no quiso arriesgar», dice la restauradora.

Estos repintes, que ocultaban y transformaban elementos originales, cubrían toda la zona de la grieta, que dividía al ángel (el Arcángel Gabriel) en dos. Había empastes en la arquitectura, en el brazo, el brazalete, el ala delantera y la túnica rosa del ángel. «Al empezar la restauración vi en el ala una forma muy anómala, ajena al estilo del artista. El resultado visual era incongruente. Lo comparé con otras Anunciaciones del artista. Era un repinte, el ala original debía estar debajo. Nos reunimos con Miguel Falomir para analizarlo. Además de ser director del museo, es especialista en Fra Angelico. Dijo: adelante», explica Almudena Sánchez.

Un sorprendente hallazgo

Primero apareció en la espalda del ángel una partícula de oro que marcaba el punto de arranque del ala desde su base. Pero la mayor sorpresa llegó cuando, al ir levantando ese repinte oscuro, denso, opaco, apareció la incisión original en el oro que mostraba con exactitud la curva del ala diseñada por Fra Angelico. Cogió el testigo en esa zona del cuadro Gema García, restauradora de marcos y dorados. El proceso fue complejo para que las plumas de las alas, todas diferentes, recuperasen sus sombras y sutiles tonalidades. Ahora cobran vida, parece que oscilan y vibran. Fra Angelico pintó algunas plumas de pavo real en las alas del ángel. Solo se conservan los verdes y azules en una de ellas.

Junto al ángel, la restauradora nos indica otra zona que tenía repintes muy importantes: el manto lapislázuli de la Virgen. Repintes de óleo oscuros, casi negros, que «impedían ver la transparencia del color, la riqueza y luminosidad, el volumen de los pliegues, la belleza del lapislázuli y la gama de azules». También han salido a la luz en todo su esplendor la laca roja y el verde malaquita que usa Fra Angelico con maestría en esta obra.

Luz sobrenatural

Además de su rico e intenso colorido, la obra recupera, tras la restauración, la luz sobrenatural originaria: «Fra Angelico crea una atmósfera mágica que consigue con una luz sobrenatural que lo envuelve todo. Pinta la luz en los rostros, en la ropa, en la arquitectura, en la naturaleza… Todo irradia luz». Esa luz sobrenatural invade la composición en la primera estancia a través del rayo que sale de las manos de Dios. Es una luz deslumbrante, pero no produce sombras. Contrasta con la habitación del fondo de la composición, donde la luz entra por la ventana y se refleja en la pared y en el suelo.

«La Anunciación» de Fra Angelico no viajó a Ginebra en la Guerra Civil. Era demasiado frágil para ese viaje. La restauración aconsejada por una comisión internacional se llevó a cabo en 1943-44. Desde entonces no se había vuelto a tocar la obra. La superficie se había ido cubriendo de una capa gris de polución, que se fue adhiriendo a la pintura y anulaba la profundidad y el volumen de la composición. Seisdedos le había aplicado una capa de barniz muy ligera, que acabó perdiendo su capacidad protectora. «La pintura se veía plana, no se apreciaba la profundidad, ni la riqueza técnica y minuciosidad, ni la transparencia de los colores riquísimos. Todo eso estaba oculto». Pero eliminar esa capa de polución supuso un auténtico reto. Al ser muy sensible al agua, no valían las técnicas habituales. La solución llegó gracias a Richard Wolbers, especialista de la Universidad de Delaware. Se utilizó un gel de silicona, que actúa como vehículo del medio acuoso protegiendo la pintura. Posteriormente, se reintegraron las faltas de color, primero con acuarela y, finalmente, con pigmentos al barniz.

Temple al huevo

Almudena Sánchez se enfrentó a una obra pintada con temple al huevo, muy frágil y delicada, llena de detalles casi imperceptibles al ojo humano. Solo es posible verlos con una lupa o en las imágenes de altísima definición que se han tomado. Es el caso de las pestañas y un rizo en el pelo de la Virgen, la barba de Adán o las minúsculas letras del libro apoyado sobre el manto de la Virgen, que Fra Angelico debió pintar con un pincel de muy pocos pelos y sin apenas materia pictórica. «Es un milagro que esta obra se conserve así después de casi 600 años y llegue a nosotros en estas condiciones». La restauradora nos explica más detalles del cuadro. Nos pide que nos acerquemos a las manos de la Virgen. Hay una gran diferencia en la densidad de la capa pictórica de las manos y la túnica de la Virgen: «La túnica está pintada directamente sobre la preparación. Es como una aguada, una veladura de laca. Para las manos empleó una capa pictórica densa, gruesa. Con ello da la sensación de que la Virgen tiene las manos separadas del cuerpo».

Ni titubeante, ni inseguro

Aparte del estudio técnico completo de la obra (el dibujo subyacente es muy nítido, el artista hizo pocos cambios), un especialista en botánica ha estudiado el jardín que aparece en ella y ha identificado todas las plantas. Además, unos arquitectos han estudiado la arquitectura. «Es de una proporción matemática, perfecta, rigurosa. Sigue las normas que dicta en la época Brunelleschi», puntualiza Almudena Sánchez. Fra Angelico cambia las arquerías góticas por formas más rectangulares. También es evidente la influencia de Masaccio, que ya había pintado la Capilla Brancacci. Éstos, junto a Donatello, fueron los revolucionarios del arte de la época.

¿Es una de las obras que más retos le ha planteado? «Sí. Por la técnica tan minuciosa, delicada y sutil de Fra Angelico y por el proceso de limpieza tan complejo», dice la restauradora. Antes del estudio y la restauración de esta «Anunciación», se creía que había en ella titubeos del artista, un limitado conocimiento de la anatomía y un deficiente manejo de la perspectiva. Así se advierte en la ficha del cuadro en la web del Prado. Pero eso ha cambiado. «No es un pintor titubeante ni inseguro en absoluto», advierte Andrés Úbeda, director adjunto del museo. Ya nadie pone en duda su maestría y genialidad.

Fotografía: «La Anunciación» de Fra Angelico, en el taller de restauración del Prado – ERNESTO AGUDO

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email