Revista Ecclesia » Restauración de la capilla de San Pedro de Valencia
capilla-san-pedro-valencia
Iglesia en España

Restauración de la capilla de San Pedro de Valencia

Restauración de la  capilla de San Pedro de Valencia

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro ha bendecido la restauración de la capilla de San Pedro de la Iglesia Catedral. Esta restauración ha permitido recuperar un cuadro del siglo XVII del apóstol que estaba escondido en una hornacina y la reja gótica del siglo XIV con sus colores originales, entre otros hallazgos”, según declarado el arquitecto conservador de la catedral, Salvador Vila.

La Catedral de Valencia ha recuperado una parte más de su historia con la restauración de la capilla de San Pedro, situada junto a la dedicada al Santo Cáliz. En principio, el objetivo era restaurar los elementos barrocos de este oratorio remodelado entre 1696 y 1703 por Juan Bautista Pérez Castiel, con frescos y pinturas de Antonio Palomino y el Padre Victoria, pero el cuidado trabajo de un equipo interdisciplinar de 20 personas ha permitido bucear hasta el siglo XV y rescatar del olvido el estilo gótico que había quedado oculto con la reforma barroca del siglo XVII.

Según detalló el arquitecto conservador de la Catedral y director de la obra, Salvador Vila, “es una de las construcciones más primitivas de la Catedral. Calixto III dio idea de hacer la capilla, que en principio iba a estar dedicada a San Luis, pero no lo consiguió en su mandato y fue Rodrigo de Borgia el que la comenzó. Esta capilla es obra de Francesc Baldomar y Pere Compte”.

Entre los hallazgos que Vila destacó como sorprendentes figuran, por ejemplo, dos ventanales góticos en los muros que han permanecido empotrados en ellos 540 años, también “una puerta que ha aparecido en un muro, que recae a la escalera que sube a la cubierta de la Sala Capitular, actual capilla del Santo Cáliz. La hemos dejado a la vista con un cristal en el hueco”.

Además, han encontrado restos góticos como escudos de los Borgia o de March; esculturas, con restos como pequeñas cabezas; capiteles o nervios de la bóveda. “Todo ello se documentará para, en un futuro, exponerlo en el museo de la Catedral”.

También se ha puesto en valor la reja. «Estaba pintada de marrón y hemos recuperado los colores azules y verdes del siglo XIV y el oro primitivo de 24 quilates. Es la reja más importante de la Seo», según Vila.

Esta rehabilitación también ha permitido sacar a la luz unos ventanales. Los restauradores han podido contemplar los restos de vidrios del siglo XV con emplomados, pero no había ninguna de las ocho vidrieras completas. De modo que Salvador Vila ha creado un diseño para reproducirlas, tras consultar el libro de fábrica de la Catedral y con la ayuda del experto de la Biblia del Cabildo, Vicente Collado.

Las actuales se recrean en la historia de San Pedro «y algunos de los lugares en los que estuvo, como Cafarnaum o su paso por Antioquia, Jerusalén o Roma, donde murió», describe Salvador Vila. Esta tarea artesanal se ha hecho realidad en el taller de un maestro vidriero conquense, el mismo que hizo las vidrieras de la Catedral de Cuenca.

La capilla, que se ha abierto al público, también luce en el centro un cuadro del siglo XVII de San Pedro que estaba escondido en una hornacina de la capilla y que, aunque no se conoce el autor, podría ser de Palomino. Y, dado que el retablo original de la capilla desapareció en el incendio, ahora se han instalado seis sargas, es decir, grandes cuadros del siglo XV que se han suspendido en distintos planos con tirantes de bronce para respetar el muro gótico.

Además, sólo se han podido recuperar dos frescos completos de Palomino y el resto de forma parcial. «Uno de ellos se ha conseguido completar porque en la Catedral disponían del boceto y en otro caso, por el sistema regatino. Se trata de frescos sobre la vida de San Pedro que han permanecido tapados más de 60 años». También se han recuperado los frescos pintados en las pechinas por el sacerdote Vicente Victoria y estucos y ornamentos en escayola del milanés Aliprandi.

El presupuesto de la obra ha sido de 880.000 euros y se incluye en un plan de catedrales del Ministerio de Cultura.

 

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa