Responsabilidad compartida, por José-Román Flecha Andrés
Firmas

Responsabilidad compartida, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (5-9-2015)

campo

Responsabilidad compartida, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (5-9-2015)

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

En el capítulo tercero de su encíclica Laudato si’, el Papa Francisco nos invita a repensar la Raíz humana de la crisis ecológica. Es cierto que la tecnología ha aportado al hombre muchos medios que facilitan la vida y el manejo de la naturaleza, pero puede ser utilizada en contra del ser humano y de la misma naturaleza (LS 101-105).

La encíclica enumera tres aspectos que han de ser considerados a la hora de juzgar el origen y el desarrollo de la crisis ecológica.

  • En primer lugar el modelo científico-técnico justifica el ansia de dominio, la extracción del mayor beneficio de las cosas y la idea de un crecimiento infinito e ilimitado. Nos hemos creído “la mentira de la disponibilidad infinita de los bienes del planeta” (LS 106).

Y, con todo, “la gente ya no parece creer en un futuro feliz” y “toma conciencia de que el avance de la técnica no equivale al avance de la humanidad y de la historia” (LS 113). Así que habrá que “aminorar la marcha para mirar la realidad de otra manera” (LS 114).

  • En realidad, el ser humano parece tratar de suplantar a Dios, ignorando que “con ello provoca la rebelión de la naturaleza” (LS 117). Por paradójico que parezca, se niega todo valor al ser humano. “Pero no se puede prescindir de la humanidad. No habrá una nueva relacion con la naturaleza sin un nuevo ser humano. No hay ecología sin una adecuada antropología” (LS 118). No se puede respetar la naturaleza, sin respetar al prójimo y sin reconocer la dimensión trascendente del ser humano (LS 119).
  • Hoy el hombre piensa que su libertad es el origen y el árbitro del bien y del mal. Por eso vive y propone un relativismo práctico. Por eso se actúa con tanta irresponsabilidad en el medio ambiente y se llega a la manipulacion del ser humano y hasta la compraventa de órganos humanos (LS 122-123).
  • Hay que preservar el derecho al trabajo, procurando trabajar como colaboradores del Creador, no como destructores de su creación. Por eso añade el Papa Francisco: “El trabajo debería ser el ámbito de este multiple desarrollo personal, donde se ponen en juego muchas dimensiones de la vida: la creatividad, la proyeccion del futuro, el desarrollo de capacidades, el ejercicio de los valores, la comunicación con los demás, una actitud de adoración” (LS 127).
  • El Papa piensa que hay que aplaudir el proceso actual de la innovación biológica a partir de la investigación. Pero recuerda que es preciso preguntarse por los desafíos éticos que plantea la experimentación con animales (LS 130), el desarrollo de organismos genéticamente modificados (LS 133), la creación de cereales transgénicos (LS 134) y, sobre todo, la experimentación con embriones humanos vivos.

Una conclusión parece evidente: “La técnica separada de la ética difícilmente será capaz de autolimitar su poder” (LS 136). Los límites y la orientación los impone el respeto a la dignidad de la persona humana.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.