Internacional

Respeto a la dignidad y los derechos de los migrantes, apelo del Cardenal Rivera al concluir el Año de la Misericordia en la arquidiócesis de México

Respeto a la dignidad y los derechos de los migrantes, apelo del Cardenal Rivera al concluir el Año de la Misericordia en la arquidiócesis de México


Al concluir el Jubileo de la Misericordia y después de haber cerrado la Puerta Santa de la Catedral de México, el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo de México, dijo durante la homilía que todo hombre tiene derecho al trabajo: “A la falta de trabajo, a la desocupación, que considero un fantasma que nos aterroriza en cada crisis económica, y nos aterroriza porque hace imposible sacar adelante a la familia; crea dramas morales y sicológicos por el sentido de frustración y de desesperanza que origina; el desocupado se siente inútil, pierde la estima de sí mismo y la de sus familiares que quizá lo juzgan incapaz y falto de iniciativa.”

Luego señaló que frente a esta tragedia debemos desarrollar más nuestro sentido de responsabilidad y de misericordia: “debemos impulsar las rectificaciones necesarias al sistema económico para que haga posible la creación de las urgentes fuentes de trabajo; debemos mostrarnos agradecidos a los miles de trabajadores y trabajadoras que con su trabajo silencioso y constante hacen posible que México esté en pie; debemos aplaudir y premiar fiscalmente a aquellos que en medio de la crisis se muestran verdaderos empresarios; debemos crear conciencia de que el pago de impuestos debe ser un instrumento eficaz para la justa distribución  de la riqueza que México está produciendo y de que sólo con el justo pago y el recto uso de los impuestos será posible llevar los servicios básicos a los más necesitados.”

El Cardenal Rivera Carrera explicó que “es cierto que las guerras, terremotos, epidemias y hambre, forman parte de la historia humana, pero Jesús nos trae la posibilidad de superar estas tragedias mediante la fe en su misericordia.”

“Los cristianos debemos adoptar una postura positiva de misericordia y no de huida de los problemas terrenos, pero desde una perspectiva muy original y muy efectiva, desde la perspectiva de ciudadanos del cielo, es decir, actuando con la responsabilidad del que sabe que sus obras tienen trascendencia para la vida eterna; rigiéndonos por la ley única del amor altruista; desde una visión de servicio al bien común, colaborando con nuestro pequeño grano de  arena a la edificación de una sociedad y de una Iglesia mejores cada día; siendo misericordiosos como nuestro Padre Celestial es misericordioso,” dijo.

Finalmente, aseguró que la sociedad debe esforzarse, según sus propias circunstancias, por ayudar a los ciudadanos para que logren encontrar la oportunidad de un suficiente trabajo. Y la remuneración del trabajo debe ser tal que permita al trabajador y su familia una vida digna en el plano material, social, cultural y espiritual, teniendo presentes el puesto de trabajo y la productividad de cada uno, así como las condiciones de la empresa y el bien común”.

Durante la Santa Misa, se pidió para que sea respetada la dignidad y los derechos de los migrantes, y por el presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump, para que equilibre toda desigualdad injusta entre los indocumentados y migrantes.

Fuente: Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email