Especiales Ecclesia Santa Teresa de Jesús

Reseña de las XII Jornadas de Teología en la Universidad Pontificia de Comillas

blazquez-comillas

Los días 29 y 30 de setiembre se han celebrado las XII Jornadas de Teología en la Universidad Pontificia de Comillas

(La Facultad de Teología organizó estas Jornadas) “Conversaciones con Santa Teresa de Jesús (1515 – 2015)

 

Con un intenso programa se desarrollaron estas jornadas (después de cada ponencia existió un enriquecedor diálogo).

Las inauguró el Rector de la Universidad Pontificia Comillas Dr. P. Julio L. Martínez S.J., quien dio la palabra al primer ponente: el historiador y carmelita descalzo Dr. P. Teófanes Egido López, que disertó sobre Santa Teresa nos cuenta su vida Algunos hitos.

Abordó los siguientes puntos: 1) Historia de la infancia (la niñez en tiempos de Doña Teresa de Ahumada). Las niñas en tiempo de Santa Teresa. Las relaciones de los padres hacia los hijos no se distinguían por el cariño y la ternura; sin embargo la infancia de Teresa fue una infancia con ternura. Creció en un hogar donde se leía. Santa Teresa fue una gran lectora; eran sueños, deseos infantiles. Fue en el Monasterio de la Encarnación donde se decide a ser monja. Y donde nació su proyecto de reforma, como servicio a la Iglesia de su tiempo. Como algún hito de su historia, surgió el tema de la Inquisición. No tuvo miedo la Inquisición. Comentó la expresión final de la vida Santa Teresa: “al fin muero hija de la Iglesia”. Después de tanto, menos mal que muero hija de la Iglesia. Doy gracias a Dios, porque muero hija de la Iglesia.

La segunda ponencia corrió a cargo de la Hna. Irene Guerrero Pérez-Acedo, con el título: Santa Teresa nos habla de Dios: el arte de narrar una experiencia.

Hizo referencia a la relación de Santa Teresa con los Jesuitas; una constante relación con sus conflictos. Destacó en la rica personalidad de Santa Teresa, la conversación siempre agradable. Ese interés por la comunicación, pasando de la monja contemplativa a la mujer activa; de fundadora y viajera a escritora genial y fecunda. Tocó asimismo el aspecto de la mística en la santa, que parte de un encuentro personal con Cristo. Y ese encuentro le lleva a comunicar. No puede dejar de decir lo que le ha pasado. Después de 20 años decía que su alma estaba cansada. Y la experiencia que le lleva a encontrarse con Cristo la lleva a una vida nueva. ¡Oh vida de mi vida y sustento que me sustenta¡. Teresa comienza a compartir su experiencia con letrados y no tiene palabras. Es que después de experimentar la cercanía de Dios solo queda el balbuceo. El recurso fue acudir a otras palabras a buscar en libros. Experimentar, comprender, entender. No comunica la experiencia interior el que quiere sino el que puede.Tres etapas de la experiencia.La primera: ser uno mismo. Naturalidad. Era muy natural en el trato. La naturalidad a la hora de hablar de Dios. Su discurso acción y trato discurre en el espacio de Dios. Vive con tanta naturalidad que le pregunta qué necesidad tiene a hablar con él si el está dentro de ella.

Inefabilidad. Las palabras sobre Dios siempre son deficientes. Teresa no puede callarse. Fidelidad. En primer lugar a la palabra de Dios. La compasión. Teresa es patrimonio de la humanidad porque la humanidad fue patrimonio de Teresa.

El miércoles (30 de setiembre) continuaron las Jornadas con la ponencia de la Dra. Mª Elisa Estévez López, sobre Santa Teresa nos cuenta cómo lee la Biblia.

Desconocer la Escritura es desconocer a Cristo. Teresa muestra un interés por la Biblia. Enseña a orar a partir del Padrenuestro, que es la contemplación perfecta. La pasión por la Escritura es la pasión por Cristo. Acude a la Escritura con el deseo de aprender. Sus experiencias místicas se alimentan de la Palabra; está convencida de escuchar al Maestro. La suya es una lectura sapiencial.

Amar la verdad ahondando en las verdades de la Escritura. Descubre que Dios es la Verdad.Toda su vida se orienta hacia Dios. La Escritura será la luz para vivir en la Verdad. Y la Escritura tiene palabras de vida. Aplica pasajes bíblicos a las situaciones por las que pasa, insertando su propia experiencia en el personaje bíblico. El recuerdo tiene la función de actualizar la palabra. Recordando algún pasaje de la Escritura se consolaba. La meditación de la Escritura abre el paso a la oración.

La Escritura ha llevado a Teresa a su unión con Dios. Ese gusto por la Palabra la comunica con hondura y anima con su experiencia de encuentro con Cristo en el pozo de la Escritura como hizo el personaje bíblico Rebeca. Solo desde el amor es posible comprender la Escritura.

Seguidamente en la mañana tuvo lugar una mesa redonda, con la participación de la Hna. María José Pérez González que tocó el tema: Pastoral al modo de Teresa, evangelizadora en la web.

Indicó que Teresa hubiera sido una excelente “bloguera”. La propia Teresa era consciente de la importancia de lo que se puede pensar de uno mismo para que el pensamiento llegue mejor.Teresa que era capaz de ver a Dios entre los pucheros y de tender puentes entre fe y cultura. Pero Teresa también tiene contradicciones. Duda. Experimentó el vacío existencial que ello produce. Y en la referencia a evangelizar desde Internet la Hna. María José, puso dos ejemplos que tiene en su blog. Uno es la entrada: Un castillo de muy claro cristal. La mirada de Teresa, desde los márgenes. Escribe Teresa de Jesús en su libro de las Moradas:

«No hallo yo cosa con que comparar la gran hermosura de un alma y la gran capacidad; y verdaderamente apenas deben llegar nuestros entendimientos, por agudos que fuesen, a comprenderla, así como no pueden llegar a considerar a Dios, pues Él mismo dice que nos creó a su imagen y semejanza». Teresa de Jesús supo ver en todo ser humano, sin distinción de sexo, estamento social o raza, una hermosura y dignidad que no siempre vemos. Mónica Astorga, una hija de Teresa, una carmelita descalza del monasterio de Neuquén (Argentina), sí es capaz de ver así a las personas, sin juzgarlas, y más aún, sabe extraer las consecuencias de ese modo de mirar,  al hilo de lo que la vida le ha ido presentando. Esta es la  historia de un proyecto que dignifica al ser humano y que hace de este mundo un lugar más habitable y hermoso.

Todo comenzó en 2005, cuando Romina, transexual que ejercía la prostitución, se presentó en la parroquia pidiendo ayuda para dejar ese medio de vida. Tras un acompañamiento de  unos meses, fue remitida al Monasterio de Carmelitas Descalzas para que, en diálogo con las hermanas, pudiera continuar su labor de reinserción social.

La otra entrada es: Teresa de Jesús. Un camino de amistad con Dios. Patricia Noya, carmelita descalza del monasterio de Hondarribia. En el Diario Vasco, narraba ella hace unos años, una experiencia que marcó su vida y decidió su vocación. Sucedió un día que salió a comprar unas pinturas cuando era estudiante de Bellas Artes:

«Compré las pinturas y me paseé por la librería. Giré y me encontré a la altura de mis ojos con un libro. Era el libro de la vida de Santa Teresa de Jesús. Me fui a casa pensando en lo tonta que había sido al comprar un libro escrito en castellano antiguo, un aburrimiento. No había nadie en casa. Entré en la cocina y abrí el libro. No sé hasta donde leí. No fue mucho. Llevaba diez minutos leyendo y sufrí un shock. Terminé de rodillas en el suelo de la cocina, diciendo: ‘Yo quiero que hagas conmigo lo que hiciste con esta mujer’».

Dos historias: la de Patricia y la de Mónica. Dos ejemplos, dos referencias de evangelización.

El P. Miguel Márquez Calle, Provincial de los Carmelitas Descalzos de la Provincia Ibérica, habló sobre: Santa Teresa y la pastoral evangelizadora.

Resaltó la humildad de Teresa y la búsqueda de la Verdad. El Señor no mira tanto las grandezas de las obras cuanto el amor conque se hacen. No es posible hablar de la teología de Teresa sin que tu vida se implique. Los místicos han sido nómadas peregrinos. ¿Cómo curar la mística de visiones deformadas? ¿Qué pastoral se hace siguiendo a los místicos?. El P. Miguel nos remite a algunas claves para la pastoral y cita dos cartas. Una es la carta del Papa Francisco con motivo del V centenario y que dirige al obispo de Ávila. Dice el Papa: “…En la escuela de la santa andariega aprendemos a ser peregrinos. La imagen del camino puede sintetizar muy bien la lección de su vida y de su obra. Ella entendió su vida como camino de perfección por el que Dios conduce al hombre, morada tras morada, hasta Él y, al mismo tiempo, lo pone en marcha hacia los hombres. ¿Por qué caminos quiere llevarnos el Señor tras las huellas y de la mano de santa Teresa? Quisiera recordar cuatro que me hacen mucho bien: el camino de la alegría, de la oración, de la fraternidad y del propio tiempo…Teresa de Jesús invita a sus monjas a «andar alegres sirviendo» (Camino 18,5).La verdadera santidad es alegría, porque “un santo triste es un triste santo”…Esta alegría es un camino que hay que andar toda la vida. No es instantánea, superficial, bullanguera…Como la del cielo, consiste en «alegrarse que se alegren todos» (Camino 30,5), poniéndose al servicio de los demás con amor desinteresado. La Santa transitó también el camino de la oración, que definió bellamente como un «tratar de amistad estando muchas veces a solas con quien sabernos nos ama» (Vida 8,5) …Precisamente porque es madre de puertas abiertas, la Iglesia siempre está en camino hacia los hombres para llevarles aquel «agua viva» (cf. Jn 4,10) que riega el huerto de su corazón sediento. La santa escritora y maestra de oración fue al mismo tiempo fundadora y misionera por los caminos de España..”

La otra es la carta pastoral para el V Centenario, del obispo de Ávila D. Jesús García Burillo. Carta que destaca la centralidad de Jesucristo, la importancia de la vida fraterna, el amor a la pobreza y el afán evangelizador. Todo tiene una grieta; así es como entra la luz.

En la tarde del miércoles continuaron las Jornadas con dos ponencias. La primera de del Dr. P. Secundino Castro Sánchez, sobre: Teresa de Jesús, Teóloga. Justificación y clarificación de la mística.

Teresa de Jesus ha gozado de autoridad en el campo del espíritu.Hemos reconocido el título de Doctora de la Iglesia a Teresa de Jesus. Teresa ha contribuido a que la mística sea cristiana de fondo y de verdad. Pero mística, ¿qué es? Se entiende: una experiencia cualificada de lo religioso. Absorción del ser humano por lo divino, sin perder la subjetividad. Dios cuanto más absorbe más personaliza. “Vivo sin vivir en mi”. (Sta Teresa ). Mística cristiana. El centro lo ocupa Cristo. Nosotros, dice Santa Teresa, no somos ángeles. Respuesta clara al neoplatonismo. El vacío, la nada. Prescindir de imágenes. Entrar en contemplación. ¿Qué hago?. Haz el vacío. Pero ese vacío no lo entendía. Estoy dispuesta a quitar imágenes y representaciones pero no el cuerpo de Cristo. Por eso ella siempre tenía la imagen de Cristo. Haciendo la nada de la imagen de Cristo. Retirándose de la imagen de Jesus. Ella se dio cuenta de la repercusión en la vida real. Y así empezó el problema. Dará argumentos. Primero cita Sagrada Escritura, la Tradición Prevalece la Cristologia. En Las Moradas, el castillo se transforma en la Jerusalén de arriba. Es una interpretación de los libros de la Biblia. Ese castillo no es castillo, es una realidad sagrada de la Biblia. Pero la base es un texto que está al final de La Vida. Percibió a Jesucristo en el alma. Esculpido Cristo en el alma. Por el pecado se cubre todo eso, pero no desaparece. Decir eso era mucho. Los catecismos a de Ascete y de Ripalda no lo decían.La mística cristologica de Santa Teresa. Centra toda su Cristologia en la humanidad de Cristo. Concluye que Santa Teresa tiene una Cristologia.

Las Jornadas concluyeron con la intervención de Mons. Ricardo Blázquez Perez, sobre “Santa Teresa habla a la Iglesia de hoy.

La vida de Santa Teresa y sus escritos continúan hablándonos. Esta persona carismática vivió una experiencia religiosa profunda. Y su carisma fue sometido a discernimiento y reconocido por la Iglesia. Ella no se negó, en vida, a ser examinada, porque la verdad era una de las grandes pasiones de su vida. El Concilio Vaticano II expuso el sentido de los carismas en la Iglesia. La Historia no se detiene; una manera relevante de la presencia del Señor sucede con los carismas. Los hay también hoy. Hay muchas realidades que necesitan ser discernidas y la Santa Teresa emerge por el relieve de su carisma y el discernimiento del mismo.Ella en una especie de reportaje de sí misma escrito en tercera persona narra su experiencia espiritual y declara su postura ante la Jerarquía de la Iglesia. Ella se siente realmente carismática. Se siente movida por u Espíritu que ella necesita saber si es auténtico. ¿De donde procede ese Espíritu?. La santidad no se discierne a sí misma necesita del docto en teología y escritura. Se presta a ser discernidas por los teólogos. En la relación enumera una lista de 19 jesuita y 9 dominicos. Nunca fue tentación para Teresa poner su experiencia por encima de la autoridad de la Iglesia. El P. Domingo Bañez declara que en las obras de Teresa no hay mala doctrina. Una cosa son los fenómenos extraordinarios y otra los comportamientos acordes con el Evangelio La mística no se pierde en nebulosas. Ella no es engañadora. Aunque se engañase en algo al menos no es engañadora.

Algunos principios de discernimiento. Nació por el bautismo a la iglesia y la iglesia nació en su alma. Siempre vivió una existencia arriesgada. Ha luchado hasta el final y ha mantenido la fe.

Pero las llamadas especiales de Dios complican la vida. Teresa pasó bastante tiempo indecisa. Esta indecisión le producía fatiga. Santa Teresa pasó mucho tiempo entre las distracciones y las llamadas de Dios. Y dirá: “gracias porque me esperaste”. Teresa buscó luz por varias partes. No se conforma con cualquier respuesta. La verdad padece pero no perece. La verdad puede doblar pero no quiebra. San Pedro de Alcántara fue decisivo para su camino. Buscaba los signos de los tiempos. Sus palabras son obras. La experiencia que tiene le produce una vivencia honda. Su experiencia era radicalmente verdadera. Se siente autorizada a intervenir dentro de la Iglesia. Y nos enseña a oír la libertad del Espíritu. El mismo Espíritu Santo es principio de libertad genuina.

Otro criterio: La persecución. Cuando algo estorba por algo será. La cruz. ¡ Cuanto padeció Teresa por ser fiel a Dios!. La disponibilidad a cargar con la cruz y la paciencia no pasaron desapercibidas al P. Domingo Ibáñez.

La oración, otro criterio. La oración es para que nazcan obras. Amarás al prójimo como a ti mismo y a Dios con todo el corazón El criterio de la oración es el amor cristiano. La oración es como el combustible. Orar para a amar. Amar, servir, seguir a Jesus con la cruz. Caminar con humildad. Fue una mujer agraciada. En la Iglesia son bien recibidos los carismas. En la Iglesia, terminó diciendo D.Ricardo Blázquez, caben lo nuevo y lo antiguo si es genuinamente cristiano.

Concluyó las Jornadas el Rector de la Universidad, P.Julio Martínez. Recordó que el 15 octubre 2015. Será el final de celebración de este quinto centenario. La Santa de Avila intercesora bajo el liderazgo del papa Francisco. Una iglesia siempre llamada a reformarse. No asustarse. En el siglo XVI no eran más fáciles las circunstancias que vivieron Teresa o Ignacio.La Santa Teresa no quería persona “encogidas”, sino de libertad y obediencia. Personas de humildad. Y hacia una Iglesia en salida a las fronteras existenciales, pero fijos los ojos en Jesus. El fruto más preciado de la contemplación es la compasión, la ternura en el año de la misericordia. Teresa es patrimonio de la humanidad porque la humanidad fue patrimonio para ella.

Madrid, 1 de Octubre de 2015

José Manuel Coviella Corripio

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.