Internacional

REPAM: Día 3 de navegación hacia el Sínodo de la Amazonía

REPAM: Día 3 de navegación hacia el Sínodo de la Amazonía

La Red Eclesial Panamazónica comparte una serie de reflexiones dirigidas a todos aquellos que quieran entrar en comunión con el Sínodo sobre la Amazonía, basadas en las lecturas del día, en los testimonios de la gente del territorio amazónico y en las invitaciones del Papa Francisco. Todo ello, respondiendo al llamado de Jesús para “ir a navegar a aguas más profundas». El tercer día de «navegación hacia el Sínodo» parte de la idea de que la fuerza del Amazonía está en saber que estos pueblos han sufrido mucho y en luchar por las generaciones que están por venir.

Ciudad del Vaticano, Vatican News, 29 de agosto de 2019

Día 3 de navegación, 29 de agosto, comenzamos con la petición permanente por el Sínodo Amazónico al inicio de cada día:

“Que el Dios de la vida y la belleza, el Espíritu Santo que nos impulsa hacia más fraternidad, unidad y dignidad, y el Cristo encarnado de la Buena Nueva, y de la inculturación y la interculturalidad nos den la serenidad, el discernimiento y la valentía para encontrar los nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral en este Sínodo Amazónico. Todo ello para el bien y la vida de sus pueblos y comunidades, y para caminar más juntos por el Reino”.

Posteriormente, se invita a meditar por unos momentos esta petición inicial, buscar la calma interior para entrar en este momento de navegar por las «aguas de la Amazonía» y de la vida de la Iglesia al servicio de sus pueblos y comunidades, y para escuchar el llamado de Dios a través de su palabra viva.

Lectura del día

En la lectura del día cada uno está invitado a profundizar en la lectura completa según su propia necesidad y criterio:

“En aquellos días, el Señor me dirigió la palabra en estos términos: Disponte a pelear, puesto en pie les dirás todo lo que yo te ordene. Y no les tengas miedo, o seré yo el que te intimide. Mira, te he convertido desde hoy en plaza fuerte, serás columna de

hierro, igual que muro de bronce, enfrentado a todo el país: a los reyes y príncipes de Judá, sacerdotes y pueblo de la tierra. Te atacarán, pero no te vencerán, pues estoy contigo para ayudarte—Oráculo del Señor—” Jeremías 1, 17-19.

Reflexión desde la perspectiva del Sínodo Amazónico

En este Sínodo Amazónico, y en la profunda incertidumbre del momento presente por la crisis ecológica y por los signos de muerte cotidiana que viven muchos de los pueblos aquí en este territorio, ponemos toda nuestra esperanza en Ti para que venga tu reino y destrones a todo el que oprime.

Escuchamos tus palabras, y reconocemos tu llamado que nos viene también desde las vidas de los pueblos y comunidades, y ahí encontramos el valor de saber que la fuerza viene solo y únicamente de Ti. Sentimos en las pocas,

pero muy ruidosas resistencias internas y externas, la invitación a confiar en que si esto es obra Tuya y tu voluntad, ahí estarás para acompañarnos y se dará el fruto anhelado: la conversión pastoral, la conversión ecológica y la conversión sinodal.

Contemplación

Contemplemos la imagen de este día y dediquemos un momento a reconocer nuestra propia vida y experiencia en la Iglesia y al

servicio de la Amazonía para pedir luz en esta palabra de Dios en preparación del Sínodo. Te invitamos a escribir tus peticiones particulares y permanecer en ellas durante este día. Hacemos una invitación a llevar un registro de todo lo que el

Espíritu suscite en nosotros como preparación interior para el Sínodo Amazónico.

Cita para la meditación de cierre

Instrumentum Laboris. No.34

Por la fuerza del Espíritu Santo, la Iglesia, identificada con esta historia de cruz y resurrección, quiere aprender, dialogar y responder con esperanza y alegría a los signos de los tiempos junto a los pueblos de la Amazonía. Esperamos que tal aprendizaje, diálogo y corresponsabilidad, puedan extenderse también a todos los rincones del planeta que aspiran a la plenitud integral de la vida en todos los sentidos. Creemos que este kairos de la Amazonía, como tiempo de Dios, convoca y provoca, es un tiempo de gracia y liberación, de memoria y de conversión, de desafíos y de esperanza.

 

Print Friendly, PDF & Email