Carta del Obispo Iglesia en España

Renace la alegría. Domund 2014, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

misionero

Renace la alegría. Domund 2014, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona 

Queridos hermanos y amigos: En el mes de octubre, volvemos a nuestra cita anual con la Jornada Mundial de las Misiones (Domund). Como nos dice el Papa en su mensaje de este año: La Jornada Mundial de las Misiones es un momento privilegiado en el que los fieles de los diferentes continentes se comprometen con oraciones y gestos concretos de solidaridad para ayudar a las Iglesias jóvenes en los territorios de misión. Se trata de una celebración de gracia y de alegría.

Aunque hoy en día, podemos decir que todos los países de la tierra son territorio de misión, esta Jornada Misionera nos invita a poner nuestros ojos en aquellos países que todavía no han recibido la Buena Noticia de Jesús. Es lo que se llama la misión ad gentes.

Este año se quiere subrayar la alegría que supone para la Iglesia y para cada cristiano el anuncio del Evangelio. Una de las características de los misioneros es la alegría, es difícil encontrar a un sacerdote, religioso o religiosa o laico que después de dedicar una parte de su vida a la misión, manifieste que su experiencia haya sido de tristeza o desilusión; todo lo contrario, todos hablan con gran alegría de ese tiempo y de la felicidad que supuso para su vida. Más aún, cuántos de ellos desean permanecer hasta su muerte en aquellos lugares a los que un día fueron enviados y, todo ello, en medio de dificultades de todo tipo.

En este día todos somos llamados a ser contagiados por esta alegría de la misión, ciertamente que no todos podemos partir hacia una misión lejana, pero sí que podemos ofrecer nuestra oración, nuestros sacrificios y nuestra colaboración económica para que los misioneros y misioneras nunca pierdan la alegría de su entrega y del anuncio de la Buena Noticia.

En los territorios de Misión la Iglesia atiende a 26.711 instituciones sociales. Esto significa que el 22,81% de las instituciones sociales del mundo están en la Misión. La Iglesia en estos territorios también se encarga de 99.045 instituciones educativas, lo que representa el 47,23% del total de instituciones educativas que tiene la Iglesia. Todos estos proyectos son financiados con los donativos recogidos en el DOMUND. Las misiones siguen necesitando nuestra ayuda económica por eso es muy necesaria toda nuestra colaboración.

Nuestra diócesis colabora con su pequeño grano de arena a esta inmensa obra que hace renacer la alegría en tantos lugares de la tierra. Seamos pues generosos para que, de esta forma, como nos dice el Papa en su mensaje de este año: «Dios ama al que da con alegría» (2 Cor 9, 7). La Jornada Mundial de las Misiones es también un momento para reavivar el deseo y el deber moral de la participación gozosa en la misión ad gentes. La contribución económica personal es el signo de una oblación de sí mismos, en primer lugar al Señor y luego a los hermanos, para que la propia ofrenda material se convierta en un instrumento de evangelización de una humanidad que se construye sobre el amor.

Termino mi carta de esta semana agradeciendo a Dios el don que para la diócesis son todos aquellos que dedican su vida a las misiones en distintos lugares de la tierra y también a los que estáis ahora entre nosotros pero habéis dedicado vuestros mejores años a las misiones.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.