Iglesia en España Nacional

Religión, sociedad secular y violencia, a debate en los Diálogos de Yuste en la UPSA

Religión, sociedad secular y violencia, a debate en los Diálogos de Yuste en la UPSA

Las Facultades de Teología, Derecho Canónico y Filosofía de la Universidad Pontificia de Salamanca organizan, por tercer año consecutivo y gracias a la colaboración de la Fundación Bancaria Caja de Extremadura, ‘Diálogos de Yuste III: Religión, sociedad secular y violencia’.

La rectora, Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez, ha presidido la inauguración acompañada por la coordinadora de la Fundación Academia Europea de Yuste, Mª José Muriel Santurino, y el Prior del Real Monasterio de San Jerónimo de Yuste, P.Pablo Stepkowski.

Esta mañana han comenzado los ‘Diálogos de Yuste III’ en el Real Monasterio de San Jerónimo de Yuste (Cáceres). En la inauguración ha estado presente la rectora de la UPSA, quien ha destacado el gran acierto de elegir Yuste para inaugurar los Cursos de Verano de la UPSA “es difícil encontrar otro lugar de tan bello, un entorno natural y a la vez con tanta significación histórica, cultural, patrimonial y religiosa”, afirmó. La rectora agradeció a los Padres Paulinos “su acogida y su interés por mantener el genuino sentido de este histórico sitio”. Cortés Diéguez quiso también agradecer el apoyo de la Fundación Academia Europea de Yuste “así como el reconocimiento de su trabajo de promoción de los genuinos valores europeos y de su labor para la memoria y el patrimonio cultural de Europa”. También expresó su agradecimiento a la Fundación Bancaria Caja de Extremadura por su apoyo en el evento. La rectora se  refirió a la categoría de diálogo “fundamental en la vida personal y social. Categoría que en la vida universitaria adquiere la forma de la interdisciplinariedad, cruce coherente y armónico de los saberes” y concluyó su intervención aludiendo a las palabras del Papa Pablo VI en su Encíclica Ecclesiam suam en la que: “el diálogo es el nuevo nombre de la relación de la Iglesia con el mundo de hoy”.

La coordinadora de la Fundación Academia Europea de Yuste, Mª José Muriel Santurino, explicó las actividades de los Cursos de Verano del Campus Yuste “actividades formativas para debatir y reflexionar sobre temas del pasado, presente y futuro de la UE. La UE está basada en un sólido compromiso de defensa de los Derechos Humanos y esperamos que esta iniciativa aporte luz a estas cuestiones”, indicó.

Por su parte, el Prior del Real Monasterio de San Jerónimo de Yuste, P. Pablo Stepkowski, ha destacado el Real Monasterio como “un sitio perfecto para buscar preguntas y conseguir respuestas”. El coordinador del evento y vicedecano de la Facultad de Filosofía, Jesús Conderana Cerrillo, ha destacado la vinculación de los ‘Diálogos de Yuste’ con la naturaleza de la UPSA “vinculan fe, cultura y vida y fomentan el diálogo abierto, así como la capacidad humana para alcanzar el bien y defender la grandeza de la libertad”.

Posteriormente, comenzó primer diálogo titulado ‘¿Puede desaparecer la violencia en una sociedad secular?’, en el que intervino el magistrado del Tribunal de Cuentas y profesor de Derecho Internacional Privado de la Universidad Complutense de Madrid, José Manuel Suárez Robledano.
El magistrado se refirió al respeto desde el punto de vista de la legislación para evitar actos violentos y a la aplicación de la legalidad, que viene dada por el respeto de los Derechos Humanos “La ley debe aplicarse con carácter proporcionado y esta proporcionalidad está dentro de la dignidad humana, núcleo central de los Derechos Humanos”.

Suárez Robledano se ha referido también a la corrupción como una forma de violencia “para mi es especialmente grave. Ha habido en la sociedad española una crisis profunda de los valores y nos hemos dado cuenta de la maldad que tiene en sí misma la corrupción y no poner todos los medios para erradicarlas’, indicó.

Para el magistrado, la finalidad fundamental del derecho es mantener la paz social “eliminando situaciones de venganza, justicia privada y la centralidad de la reacción debe estar en un poder democráticamente elegido, legítimamente establecido y respetuoso con los derechos fundamentales”, expresó. “No encuentro otro medio más adecuado que la imposición de sanciones desde el punto de vista de la legalidad para las conductas más extremadas de vulneración de la libertad de los ciudadanos, derechos y atentados contra sus bienes. La reacción institucional debe ser siempre partiendo del respeto absoluto de los derechos humanos, frente al previo ataque de terceros incontrolado de los criminales”, aseguró.

Ante la pregunta ‘¿El Estado tiene derecho legítimo a imponer la violencia?’ el magistrado ha destacado que: “será lícita la actuación institucional coercitiva cuando existan los límites de los derechos humanos para todos. Y ese respeto de derechos humanos utilizando los medios previstos en la legislación, no alternativos, opcionales ni novedosos. No se pueden traspasar los límites en caso alguno”, afirmó.

Suárez Robledano ha indicado también que para que exista un sistema democrático deben respetarse las minorías si no se respetan las minorías son sistemas dictatoriales y aparentemente democráticos”. Y ha aludido al concepto de ‘Estado de Derecho’ en el que “el Derecho impone la paz para evitar conflictos inter-subjetivos personales que pueden dar lugar a mayor dosis de violencia. La función judicial en el control y garantía última de la eliminación de los abusos de la violencia tanto institucional como de terceros debe ser fundamental”, insistió.

Para el magistrado, el Estado debe tener límites en cuanto a las cesiones que debe hacer “no debe ceder en su integridad la potestad de autoridad de la policía, el ejército, la justicia, las prisiones, la sanidad, ni la educación en su integridad”. Y realizó una reflexión final “por desgracia ante los hechos repetidos, veo muy difícil el fin de la violencia en todas sus formas, quizá pueda llegar a dulcificarse”, concluyó.

La directora de la Oficina de Cooperación Universitaria al Desarrollo y Voluntariado y profesora de Psicología Evolutiva de la Universidad de Extremadura, Inmaculada Sánchez Casado, se ha referido al mayor número de casos violentos detectados a nivel educativo “cada vez tenemos un mayor nivel de agresión y debemos buscar una mayor inclusión, pautas de no violencia. El mundo cambia un función de cómo lo ven las personas. Estamos en una nueva época en 40 años donde los ciudadanos desarrollan su existencia de manera traumática, esto es, viven peor que antes”, indicó.

La profesora experta en conflictos y derechos humanos ha aludido a un modo de estar en el mundo que conduzca a replantear ejes y tareas . “Desde la década de los 70 hay organismos Internacionales instando a organizaciones a considerar la Educación como una potente herramienta de crecimiento, capaz de resolver todo tipo de conflictos. Un instrumento de desarrollo para evitar problemas que condicionan la supervivencia y el bienestar de la humanidad”.

Ante la pregunta ‘¿Puede desaparecer la violencia en una sociedad secular, cuál es el modelo socio-educativo propuesto?’, la profesora se plantea retos de especialización profesional y un nuevo modelo de “sentimiento de pertenencia en una ciudadanía global”. El modelo que plantea Sánchez Casado está basado en un crecimiento que afronta los conflictos, en el ejercicio positivo de la ciudadanía; la economía de la felicidad; la inteligencia socioemocional construida por la Paz, etc. “De una participación más representativa, con actitud responsable en el cumplimiento de derechos y obligaciones éticas y cívicas. Un modelo que debe trabajarse a partir de otros procesos: incentivando la gestión de las emociones y de la felicidad de los ciudadanos. Un modelo catalizador de percepciones a través de las cuales se construyan experiencias enriquecedoras”, indicó.

La profesora ha planteado también programas educativos que reflexionen la realidad en la que se vive “con un enfoque de corte sistémico, basado en una formación polivalente con capacidades deontológicas que promuevan el compromiso social y la equidad, convirtiendo cada campo profesional en futuros activos dispuestos a conseguir una transformación social y la satisfacción grupal de manera no violenta”.

“La precariedad y el agravamiento de la incertidumbre contribuye a concentrar la pobreza a determinadas áreas del planeta y las comunidades con mayor desigualdad generan menos consumo social y mayor inseguridad en sus calles. Quizá el mayor desafío es que seamos capaces de reconocerlo y visibilizarlo”, afirmó.

La coordinadora se ha cuestionado cuáles podrían ser  las capacidades necesarias para vivir plenamente, en una sociedad secular sin violencia. Para Sánchez Casado “cualquier ciudadano del SXXI equilibrado, deberá ‘Aprender a aprender’: proporcionar coherencia, capacidad de análisis y de síntesis, desarrollar la inteligencia social que establece la capacidad de conectar con el otro, comprender acciones propias y las de otros, estimular acciones positivas, etc.”.

La profesora enumeró las competencias que debe tener un ciudadano ético a partir del sistema educativo: “con respuestas basadas en la creatividad; adquirir una competencia intercultural; capacidad de manejar grandes cantidades de datos; minimizar el proceso deductivo y apostar por contenidos donde se intensifique la indagación; alfabetización de nuevas herramientas tecnológicas; autogestión de contenidos; evaluación de productos de los medios de comunicación, etc.”.

La profesora ha destacado la necesidad de trabajar desde la transdisciplinariedad “apoyada en la capacidad de comprender un concepto desde múltiples disciplinas simultáneas, mantener una continua curiosidad y aprender a lo largo de toda la vida”. Y otras competencias como: “generar pensamiento divergente, ampliar el trabajo en red”.

Para concluir, la directora se ha referido a la ética “como guía que vertebra el aprendizaje y elimina confusiones, radicalismos, esclavismos y donde el empoderamiento debe ser trabajado de manera simbótica entre el ciudadano y las instituciones, trabajando tareas y derechos a la par”.

A partir de las 17.00 horas se celebrará el segundo diálogo en el que se preguntará ‘¿Se puede ofrecer la religión en la sociedad secular una contribución propia a la convivencia cívica?’ y en el que intervendrán: Mons. Juan del Río Martín, Arzobispo Castrense, junto a Jesús Málaga Guerrero, antiguo profesor de la UPSA, ex-alcalde de Salamanca y ex-subdelegado de Gobierno en la provincia de Salamanca.

El vicerrector de Relaciones Institucionales y Comunidad Universitaria, Jacinto Núñez Regodón, clausurará el acto a las 19.30 horas.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Religión, sociedad secular y violencia, a debate en los Diálogos de Yuste en la UPSA, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email