Portada » Blog del director » Benedicto XVI » Reflexiones sobre la Encíclica de Benedicto XVI “Deus caritas est”
Benedicto XVI

Reflexiones sobre la Encíclica de Benedicto XVI “Deus caritas est”

   Escrito por Jesús de las Heras Muela – Director de Ecclesia

     Benedicto XVI ha publicado su primera y esperada Encíclica. “Deus caritas est” es su título, cuya traducción al español significa “Dios es amor”. Se trata de una cita de la primera carta del apóstol San Juan, en su capítulo 4, versículo 16. “Deus caritas est” es un texto que va a lo esencial, al corazón de la fe y del mensaje cristiano: el genuino, novedoso y transformador concepto del amor.

         La Encíclica, escrita con belleza, profundidad, claridad y didactismo, es un documento breve y enjundioso, repleto de reflexiones bien certeras e interpeladoras. Desmenuza la semántica del amor y sus sentidos etimológicos griegos: “eros” -amor entre hombre y mujer-, “philia” -amor de amistad- y “agapé”-el amor genuinamente cristiano- y presente la aportación del cristianismo al respecto.

         Se divide en dos partes, íntimamente unidas, bajo los respectivos epígrafes de “La unidad del amor en la creación y en la historia de la salvación” y “Caritas: el ejercicio del amor por parte de la Iglesia como comunidad de amor”. El texto íntegro de la Encíclica, publicado por algunos diarios y semanarios, y en los próximos días por distintas Editoriales, se pueden encontrar también en internet, por ejemplo, en www.vatican.va ó en www.revistaecclesia.com

         Una Encíclica  es una carta del Papa, el documento doctrinal más importante después de las definiciones dogmáticas, es una forma habitual de ejercer el magisterio pontificio y de impartir doctrina. Las Encíclicas nacen en el año 1832, con el Papa Gregorio XVI. Antes los Papas escribían Bulas, de contenido muchos más puntual y concreto. El título de las Encíclicas, al igual que el de otros documentos papales y eclesiales, lo constituyen las dos o tres primeras palabras de su original latino.

Vivir y testimoniar el amor

         Ya en las últimas páginas del texto, el Papa Benedicto XVI expresa el gran objetivo de esta Encíclica:”Vivir el amor y así llevar la luz de Dios al mundo”. Y es que el amor es lo distintivo, lo radicalmente propio del cristianismo. Ya lo dijo Jesucristo: “En esto sabrán que sois mis discípulos: en que os amáis”. Y en los primeros siglos del cristianismo hizo fortuna la frase, que era realidad, “mirad como se aman”.

         A través de la Sagrada Escritura y de la tradición y la praxis de la Iglesia desde la primera hora, el Santo Padre presenta la especificidad del amor cristiano, que integra, purifica y sublima las distintas realidades y expresiones del amor humano. La parábola del buen samaritano (Lucas 10, 25-37) y el llamado Himno de la caridad del apóstol San Pablo (1ª Corintios 13) son quizás los dos textos neotestamentarios más presentes en el fondo y en la forma en esta extraordinaria Encíclica

         En la Encíclica, Benedicto XVI refuta distintas concepciones parciales y excluyentes del amor y subraya y glosa la novedad y genuinidad del amor cristiano, imagen de Dios e imagen del hombre. Se trata de un amor injertado en la misma identidad del Dios uno y trino, especificado y concreto en Jesucristo encarnado, crucificado y resucitado y traducido en obra a través de la dos veces milenaria acción de la gracia como singularmente ponen de manifiesto los santos, entre los que el Papa cita a Martín de Tours, Antonio Abad, Francisco de Asís, Ignacio de Loyola, Juan de Dios, Camilo de Lelis, Vicente de Paúl, Luisa Marillac, José B. Cottolengo, Juan Bosco, Luis Orione y Teresa de Calcuta.

         De especial hermosura y profundidad es el largo y tan bello párrafo final que dedica a María de Nazaret, a quien define como la mujer que ama. “María, la Virgen, la Madre, nos enseña qué es amor y donde tiene su origen, su fuerza siempre nueva”.

Mandar y servir el amor

         La Iglesia sirve al amor, “del que Dios nos colma y que nosotros debemos comunicar a los demás”, a través de tres actividades básicas: la proclamación del evangelio, la celebración de los sacramentos y el servicio de la caridad. El amor, la caridad cristiana, es inseparable de la justicia, que es su mejor complemento. Y llama el Papa a los Estados a que sirvan al amor: “no hay orden estatal, por justo que sea, que haga superfluo el servicio del amor, pues “quien intenta desentenderse del amor, se dispone a desentender del hombre en cuanto hombre”.

         Desde estas premisas, el Papa plantea también con claridad, en el número 28 de la Encíclica, las relaciones de separación y de cooperación entre la Iglesia y el Estado. La justicia debe ser el objetivo de la política ya que, como afirmara san Agustín, “un Estado que no se rigiera según la justicia se reduciría a una banda de ladrones”. Y la misión de la Iglesia, desde la razón y el derecho natural, es formar las conciencias y contribuir a la justicia y la actuación conforme a ella.

         El amor cristiano, cuyo ejercicio necesita también de una adecuada y competente organización profesional, una purificación de la razón y una formación y compromiso éticos, requiere de tres características: apoyarse en el encuentro personal con Jesucristo y nutrirse de la oración, estar por encima de ideologías y partidos y no convertirse nunca en arma de proselitismo porque el amor es gratuito y debe servirse gratuitamente. Ese amor cristiano gratuito y desinteresado está ya de por sí impregnado de la mayor de las fuerzas y potencialidades evangelizadoras.

Decálogo de pensamientos

         Dado que resulta complejo resumir en dos páginas un texto tan denso y tan bello, espigamos ahora diez de sus frases y pensamientos más emblemáticos, que hablan por si solos y nos muestran fehacientemente el contenido de esta Encíclica:

         1.- “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (DCE, nº 1).

         2.- “Y, puesto que es Dios quien nos ha amado primero, ahora el amor ya no es sólo un <mandamiento>, sino la respuesta al don del amor, con el cual viene a nuestro encuentro”. (DCE, nº 1).

         3.-“Ahora el amor es ocuparse y preocuparse por el otro. Ya no se busca a sí mismo, sumirse en la embriaguez de la felicidad, sino que ansía más bien el bien del amado: se convierte en renuncia, está dispuesto al sacrificio, más aún, lo busca” (DCE, nº 6).

         4.-“Es allí en la cruz, donde se puede contemplar esta verdad. Y a partir de allí se debe definir ahora lo qué es el amor. Y, desde esa mirada, el cristiano encuentra la orientación de su vivir y de su amar”. (DCE, nº 12).

         5.-“Ahora (en la Eucaristía), el amor a Dios y al prójimo están realmente unidos: el Dios encarnado nos atrae a todos hacia sí. Se entiende, pues, que el <agapé> se haya convertido también en un nombre de la Eucaristía: en ella, el <agapé> nos llega corporalmente para seguir actuando en nosotros y por nosotros”. (DCE, nº 14).

         6.-“Mi prójimo es cualquiera que tenga necesidad de mi y que yo pueda apoyar. Se universaliza el concepto del prójimo, pero permaneciendo concreto”. (DCE, nº15).

         7.- “Para la Iglesia, la caridad no es una especie de actividad de asistencia social, que también se podría dejar a otros, sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia” (DCE, nº 21).

         8.-“La actividad caritativa cristiana ha se ser independiente de partidos e ideologías. No es un medio para transformar el mundo de manera ideológica y no está al servicio de estrategias mundanas, sino que es la actualización aquí y ahora del amor que el hombre necesita. El programa del cristiano -el programa del buen samaritano, el programa de Jesús- es un <corazón que ve>. Este corazón ve donde se necesita el amor y actúa en consecuencia”.” (DCE, nº 31 b).

         9.-“El amor, en su pureza y gratitud, es el mejor testimonio del Dios en el que creemos y que nos impulsa a amar… La mejor defensa de Dios y del hombre consiste precisamente en el amor” (DCE, nº 31 c).

         10.-“En los santos es evidente que, quien va a Dios, no se aleja de los hombres, sino que se hace realmente cercano a ellos. En nadie lo vemos mejor que en María… expresión del aquel puro amor que no se busca a sí mismo, sino que sencillamente quiere el bien”. (DCE, nº 42).(Jesús de las Heras Muela – Director de la Revista ECCLESIA)

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Reflexiones sobre la Encíclica de Benedicto XVI "Deus caritas est", 8.0 out of 10 based on 8 ratings
Print Friendly, PDF & Email