Firmas

Reflexiones desde un porche misericordioso, por Diego Mota Mimbrero

Reflexiones desde un porche misericordioso, por el sacerdote Diego Mota Mimbrero

La respuesta del Evangelio es la misericordia”(Arzobispo Mérida-Badajoz)

Un porche, el de la parroquia de Guadalupe en Badajoz, con larga y rica historia de misericordia. Lugar de encuentro tras la celebración de la eucaristía, especialmente la del domingo por la mañana, cuidada con esmero tanto por los celebrantes como por el grupo de liturgia y coro.

Hervidero en el que fluye el abrazo fraternal y la alegría pero también el comentario de preocupación por la situación en general. Llamada a vivir la solidaridad, la hospitalidad, el compromiso. En él se llevan a cabo muchas de las acciones que dan respuesta a la sensibilidad que la comunidad muestra por los más necesitados: paella solidaria, venta de dulces, aperitivo solidario. Celebración de encuentros con las personas con discapacidad. Jóvenes dinámicos y camino de afianzar una identidad sellada con la marca indeleble de un Jesús que invita a vivir de otra manera. Niños de catequesis llenos de vida, de candidez. Bulliciosos y alegres, acompañados de los catequistas, de los sacerdotes, de unos padres que tienen un papel fundamental y en los que la Pastoral Familiar tiene mucho que decir.

En definitiva, plataforma donde el alimento de la eucaristía, de la oración, encuentran muchas de sus formas y que en este año de la misericordia adquiere una nueva y más fuerte dimensión.

Por la fe y la caridad conocemos y amamos a Cristo. Las obras de misericordia y de justicia hacen creíble el mensaje de la fe” (cf.Mt. 25.31.46

Salir desde el templo a esos otros santuarios de misericordia ubicados en las proximidades de la Parroquia: APNABA, ASPACEBA, Colegio de Educación Especial Nuestra Señora de la Luz, Centro Hermano, Residencias de Mayores, Centro de Escucha, Centro Penitenciario.

Acogiendo, acompañando, ayudando a las familias que son atendidas en Cáritas. En comunión, asimismo, con esas otras parroquias de Badajoz en cuyo ámbito residen las familias más necesitadas. Trabajar para hacer visible y palpable la situación de tanta personas que no pueden vivir con la dignidad que como tales les corresponde. Presencia activa en los diferentes foros y movimientos reivindicativos de un mundo más justo, con menos desigualdad, convencidos de que otra política económica, basada en la ética y el bien común, es totalmente posible.

La empatía con todo ello; el propósito y la alegría de trabajar unidos con un mismo horizonte: celebrando, reivindicando. Con las luces largas para ver con más amplitud qué nos reclaman esos espacios ocupados por personas que nos piden una respuesta, que nos interpelan, que, en algunos casos, nos quitan el sueño, porque como dijo Miguel Delibes: “La fe es más motivo de tortura que de tranquilidad”. Eso, tenemos que sentirnos en cierto modo torturados por tantas voces que claman; una tortura no paralizante y que, por el contrario, nos haga levantarnos de nuestros sillones y trabajar por ese Reino que anhelamos, donde impere la justicia.

La caridad hay que vivirla y ejercerla no sólo en las relaciones diarias y próximas. Hay que reivindicarla en los diferentes campos y estamentos que tienen la responsabilidad de garantizar los derechos de los ciudadanos.

Reflexiones desde un porche misericordioso.

DIEGO MOTA MIMBRERO, encargado de Cáritas Parroquial de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe (Badajoz).

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Reflexiones desde un porche misericordioso, por Diego Mota Mimbrero, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email