Rincón Litúrgico

Reflexión sobre el Domingo de Ramos

Hoy, domingo de Ramos, conmemoramos la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén y escucharemos la lectura de la Pasión del Señor. A partir del viernes próximo se inaugura el triduo pascual en la que celebramos el misterio central de nuestra fe: la muerte y Resurrección de Cristo. Acompañemos a Jesús en esta entrada triunfal desde nuestro confinamiento y acompañémosle con alegría.

La primera lectura sacada del Libro de Isaíasnos muestra al Señor, siempre cerca del que sufre. El Siervo paciente de Yavhé, por traer la buena noticia de la salvación y liberación de los pobres y oprimidos, morirá a manos de los jefes del pueblo judío, rechazado y condenado como un malhechor. Para él tiene una palabra de aliento, una mano tendida, una ayuda crucial. Es un relato crucial del Antiguo Testamento para mejor entender la Pasión de Cristo. 

La segunda lectura de San Pablo a los Filipenses, nos reclama para realizar estas acciones desde la más profunda humildad. Y como ejemplo: Cristo, para salvarnos y por amor, quiso compartir nuestro infortunio hacién¬dose igual a nosotros y muriendo una muerte de cruz. Su docilidad y entrega total a la voluntad del Padre le hace salir victorioso sobre el mal y la muerte. Él lo hizo todo sin hacer alarde de su categoría de Dios.

La Pasión de nuestro Señor Jesucristo, según San Mateo,cualquier palabra sobra para llegar a comprender que ha sido el mayor acto de amor que pueda conocer la historia. Es ya difícil saber por qué Jesús tiene que morir. Y, sobre todo, admitir que ha de morir y en la Cruz. Tenemos que escuchar y meditar la Pasión con el corazón lleno de agradecimiento por su fidelidad, entrega y amor a nosotros.

Pidámosle a la Santísima Virgen María que nos ayude a comprender estos tiempos que estamos viviendo por el Covid-19, y sepamos encajar cada día de la semana santa a nuestro vivir diario para poder dar el verdadero sentido que tiene estas celebraciones para nuestra fe: la Resurrección es el fundamento de nuestra vida como cristianos.

José Borja

Print Friendly, PDF & Email