Coronavirus Internacional

REDES: «El momento de aumentar al colaboración con los países de África es ahora»

 La Red de entidades para el Desarrollo Solidarias (REDES), que aglutina a 60 entidades católicas solidarias, llama la atención sobre la necesidad de mirar hacia África en la lucha global contra el COVID. «El momento de aumentar la colaboración con los países de África es ahora», afirman en un comunicado suscrito por la plataforma. «Es la oportunidad para repensar un sistema que ha exacerbado la desigualdad entre y dentro de los países, generando condiciones de pobreza extrema», añaden.

El próximo 25 de mayo se celebra el Día de África y, en este contexto, REDES apela a «no dejar a nadie atrás en África», y a «aportar soluciones creativas, como nos ha invitado el Papa Francisco». Decisiones que, al mismo tiempo, deben ser «decididas, contundentes y estructurales».

Entre las medidas, REDES se suma a la petición «para la condonación de la deuda a los países de África: es una medida posible y necesaria para que puedan enfrentar la crisis que se avecina con mayor margen de maniobra y recursos. No alcanza con suspender el pago de la duda, hay que ir más allá y proceder a la cancelación del pago de la deuda».

Enfermedades olvidadas

Si bien el COVID no ha golpeado hasta el momento en África como sí lo ha hecho en otros lugares, REDES recuerda que siguen existiendo «las enfermedades olvidadas»; afecciones como la malaria, el VIH, o la tuberculosis, e incluso el ébola, aún activo en República Democrática del Congo.  «A ello se le suman las consecuencias económicas, que pueden poner en peligro los esfuerzos que se han estado haciendo hace años para reducir la pobreza extrema en estos países y pueden conducirlos a su primera recesión económica en 15 años».

También, REDES señala que varios factores hacen las economías de los países africanos más débiles, como el encarecimiento de productos de primera necesidad o la dependencia de las exportaciones d e materias primas y mayor dificultad de intercambios comerciales. «Además, el hecho de que gran parte de la economía sea informal hace que la mayoría de los trabajadores no pueda contar con medidas de apoyo en caso de cierre por confinamiento y existen serios riesgos para garantizar la seguridad alimentaria»

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME