Revista Ecclesia » Recuerdo y semblanza de dos grandes misioneras, por monseñor Emilio Aranguren Echeverría, obispo de Holguín (Cuba)
Internacional

Recuerdo y semblanza de dos grandes misioneras, por monseñor Emilio Aranguren Echeverría, obispo de Holguín (Cuba)

Recuerdo y semblanza de dos grandes misioneras, por monseñor Emilio Aranguren Echeverría, obispo de Holguín (Cuba)

El obispo de la diócesis cubana de Holguín, Mons. Emilio Aranguren Echeverría, escribe un testimonio de gratitud por la vida y entrega de dos misioneras que “ya son semilla en nuestra tierra”, señala el prelado cubano. Las recuerda con mucha sencillez y cariño:

“Celebré la Misa a las 7.30 am en el templo parroquial de la Villa Fundacional de la Asunción de Baracoa. Concelebraron los padres Matteo y José. Poco después, en compañía de mis primos, atravesamos el puente provisional sobre el río Toa y llegamos a Moa.

Al visitar a las Hijas de la Caridad una me preguntó: ‘¿Ud. sabe que Sor Pilar Larreta murió hace unos días?’ Mi respuesta fue: ‘No’. Y no hice otros comentarios.

Pasado el mediodía llegamos a Holguín y, ya en la tarde, sonó el teléfono y una Sierva de María me preguntó: ‘¿Ud. se enteró que anoche murió Sor Florencia?’. Y mi respuesta fue la misma. Antes de ir a acostarme estuve un ratico en la capilla para recordar ante el Señor a estas dos misioneras españolas.

Hoy, muy temprano, fui a celebrar a la Comunidad de las Siervas de María. Junto al altar un cirio especial delante de la imagen de Nuestra Señora de la Salud y, junto a la imagen y al cirio, un hermoso búcaro de flores de romerillo. ¡Qué signo tan elocuente! Por eso, comparto con Uds. algunos datos vivenciales de ambas Hermanas, aunque quien ya las acogió en sus brazos paternales, las conoce muy bien porque muchas veces rezaron el Salmo 138 y, cuanto más, en la hora del Encuentro Eterno.

Sor Florencia Landa Sanz, Sierva de María, había nacido en Navarra hace 93 años. En el pasado mes de diciembre cumplió las Bodas de Diamante de su consagración a Dios. Vino a Cuba al año siguiente de haber hecho los votos religiosos, es decir, desde 1942 ¡75 años en Cuba! Después de muchos años de servicio domiciliario y hospitalario, aceptó -debido a su muy limitada visión ser ‘el rostro de la comunidad’, como portera, para acoger, atender, sonreír, servir, a cuantos tocaran a las puertas del Convento de 23 y F, en el Vedado. Lo mismo fuese obispo, niño, enfermo, joven, seminarista, mendigo, alcohólico… como escribe el Papa Francisco en su Carta de Cuaresma: ‘el otro’. Y a ese ‘otro (el Señor)’ ella, como Sierva, servía. ¡El peso de la cruz arreció en la última etapa, incluso al sufrir la amputación de una de sus piernas! Sor Florencia ya es semilla… cayó en tierra cuando ya se acerca la primavera.

Sor Pilar Larreta Esnaola, Hija de la Caridad, nacida en San Sebastián hace 91 años, con cerca de 70 como consagrada al servicio de los pobres. Vino a Cuba como novicia en la década de 1950 y murió el pasado 9 de febrero en La Habana. ‘Los pobres son nuestros amos’, repetía San Vicente de Paúl, y siempre conocí a Sor Pilar sirviendo como enfermera a sus ‘hermanas mayores’ en la comunidad de La Inmaculada, frente al Parque Maceo en el Malecón habanero. ¡Qué destreza para estar al tanto de ‘las enfermas’ en ese balconcito que las Hijas de la Caridad llaman ‘la tribuna’, al lado izquierdo del altar de la capilla bajo el amparo de la Virgen de la Medalla Milagrosa!

Dos semillas más que han caído en tierra en la espera ‘del tiempo oportuno’. Continuemos haciendo camino ‘con los ojos abiertos y el corazón consolado’. Mi cercanía fraterna a las Siervas de María y a las Hijas de la Caridad por estas dos florecitas que supieron dejar el aroma del amor evangélico por donde quiera que pasaran y que, al igual que el romerillo, muchos ‘otros y otras’ fuimos a libar de su testimonio de entrega y servicio a Dios y a los demás”.

OMPRESS-CUBA (14-03-17)



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa