Revista Ecclesia » Reconocimiento a la labor del fallecido obispo jesuita Joaquín Piña, “un pastor con olor a oveja”
joaquin-piña
Internacional

Reconocimiento a la labor del fallecido obispo jesuita Joaquín Piña, “un pastor con olor a oveja”

Reconocimiento a la labor del fallecido obispo jesuita Joaquín Piña, “un pastor con olor a oveja”

La semana pasada el Equipo Nacional de las Comunidades Eclesiales de Base de Argentina enviaba una carta a los obispos del país con motivo del fallecimiento de Mons. Joaquín Piña, para expresar su “estima y admiración que ha despertado entre todos nosotros su testimonio evangélico”.

Mons. Joaquín fue delegado de los obispos argentinos para las comunidades de base entre 2005 y 2009. Fue entonces, señala la carta, “cuando pudimos verlo como el Obispo de los pobres, con una sencillez y cercanía verdaderamente impresionante”.

Nacido el 25 de mayo de 1930, en Sabadell, tras entrar en la Compañía de Jesús estuvo destinado durante más de 20 años en Paraguay hasta que, en 1986, fue nombrado obispo de la nueva diócesis de Puerto Iguazú, en Argentina. El último adiós lo recibió en la Catedral de la Virgen del Carmen, de Puerto Iguazú, tras fallecer el lunes 8 de julio a los 83 años.

El resumen de su vida lo recoge la carta: “La causa de Jesús fue su causa y el motor secreto de su vida. Por eso fue un gran caminador de su diócesis, acompañando a los pueblos aborígenes y a los campesinos en su lucha por la dignidad y por la tierra. Sus cartas pastorales, en las que iluminaba la vida con la luz de la Palabra de Dios, fueron siempre esperadas y comentadas. Por su fidelidad a Jesús, es que tenía esa libertad interior, que lo hacía estar presente allí donde se jugaba el destino y la vida de su pueblo. Nos emociona recordar su casa siempre abierta a todos, su austeridad de vida, su espíritu de oración, su capacidad de estar junto a su gente, en fin su vida de Padre y Pastor puesta al servicio de todos”.

En el año 2006 creó una plataforma cívica en la provincia argentina de Misiones, que venció al entonces gobernador de la provincia, – respaldado por el presidente Néstor Kirchner – quien quería cambiar la constitución para poder ser reelegido indefinidamente, algo que todos los observadores consideraban un atentado contra la democracia. Gracias a la victoria de esta plataforma cívica se desecharon proyectos parecidos en otras provincias del país.

La carta recuerda que “en estos meses el Papa Francisco ha señalado con diversas expresiones y gestos cuál debe ser el camino de la Iglesia, de sus pastores, de los agentes de pastoral y de todo bautizado en la sociedad actual, como Iglesia pobre y para los pobres. Escuchándolo sentimos que está describiendo la vida y el testimonio de Don Joaquín, a quien bien cabe la sorprendente expresión el Obispo de Roma: fue verdaderamente ‘un pastor con olor a oveja’”.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa