Iglesia en España Internacional Nacional

Reconocer a los emigrantes y refugiados venezolanos como sujetos de derechos

Reconocer a los emigrantes y refugiados venezolanos como sujetos de derechos

Llamamiento de las Cáritas de América Latina y el Caribe a los Gobiernos de la región.

Reunidos en Bogotá (Colombia) los pasados 24 y 25 de abril, representantes de las Cáritas de América Latina y el Caribe, de Cáritas Internationalis, de CRS (Cáritas USA) y del SELACC (Secretariado Latinoamericano y del Caribe de Cáritas), firmaron una declaración conjunta al término del Taller Inter-fronteras pro Venezuela que tuvo como objetivo revisar la respuesta de emergencia a los emigrantes y refugiados venezolanos.

En el texto, los firmantes apelan a acoger proteger, promover e integrar a todas las personas que se han visto forzadas a emigrar de Venezuela hacia otros países de la región. De forma concreta, alientan a:

  1. A los Gobiernos, a los diversos poderes del Estado, políticos y a todos los servidores públicos a reconocer a todas estas personas migrantes como sujetos de derechos, según los mecanismos de protección internacional
  2. A los ciudadanos y a la sociedad civil para que acojan fraternalmente y no estigmaticen a las personas que emigran, siendo conscientes que ellas y ellos no son responsables de las situaciones que ocasionan estos procesos migratorios.
  3. A los medios de comunicación para que con el poder que tienen transmitan mensajes amables y acogedores que sensibilicen a las ciudadanías para reconocer el valor de la interculturalidad y la integración.
  4. A los miembros de nuestra Iglesia para que, desde una conversión permanente e inspirada en los principios y valores del Magisterio del Papa Francisco, nos comprometamos en la campaña “Compartiendo el Viaje” acogiendo, protegiendo, promoviendo e integrando a las y los migrantes venezolanos.

Trabajo de Cáritas a favor de los emigrantes venezolanos

El encuentro se realizó en la Casa de Retiro de la Conferencia Episcopal de Colombia y contó con la participación de los equipos de Cáritas Brasil, Perú, Ecuador, Venezuela, Chile y Colombia; así como del Secretariado de Caritas América Latina y el Caribe, y del Departamento Internacional de Respuesta Humanitaria de Caritas Internationalis.

La agenda de la primera jornada del encuentro estuvo dedicado a contextualizar la realidad de la crisis migratoria que afecta al pueblo venezolano, las necesidades y el trabajo que se está realizando por parte de las Cáritas de la región para su acogida e integración, siguiendo el llamado del Papa Francisco para acoger, proteger, promover e integrar a los hermanos migrantes y refugiados. Cada representante de las Caritas participantes expuso la situación migratoria que se vive cada uno de sus países y la respuesta que se está articulando.

El segundo día se analizaron los efectos de la crisis migratoria de Venezuela y su reflejo en los países de América Latina y el Caribe, que, según datos aportados por Jozef Merkx, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR), afecta a 1,6 millones de venezolanos desplazados a lo largo de la región de América Latina. Sólo hacia Colombia, se movilizan más de tres mil personas diarias. Las razones por las cuáles abandonan el país son amenazas por parte de actores públicos y privados, persecuciones, inseguridad y violencia, escasez de comida, falta de acceso a servicios de salud y prestaciones básicos y una inflación desbocada.

 

Situación límite

Al hacer un análisis de la realidad que vive el pueblo venezolano, Janet Márquez, directora Caritas Venezuela, aseguró que “estamos viviendo una situación al límite. La pobreza ha aumentado del 40 al 87% y la pobreza extrema llega al 60% de la población. Pasamos de ser unos de los países con el mayor salario mínimo a tener uno de los más bajos, dos dólares y medio mensuales”.

“La canasta básica –explicó— cuesta 159 dólares, lo cual va variando y hace imposible para muchos venezolanos el tener más de dos comidas diarias. Eso ha impulsado a que las familias animen a sus hijos a emigrar, pensando que afuera va a encontrar un mejor pasar, lo que lleva a muchos peligros durante el viaje. Hablamos de trata, prostitución, violaciones, tráfico de personas, etc.”. “Debemos prepararnos para un aumento del flujo migratorio y para una crisis humanitaria aún mayor en Venezuela, por lo que necesitamos mucho a la familia Caritas”, añadió.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email