Imagen de archivo de Cascos Azules de la ONU patrullando las calles de Uvira, Kivu del Sur, en la República Democrática del Congo, Septiembre 30, 2017. REUTERS/Crispin Kyala
Internacional

RD Congo: Masacre contra los Cascos Azules

RD Congo: Masacre contra los Cascos Azules ¿Se quería atacar a la misión de la ONU para provocar su retirada?

“Es difícil atribuir la autoría del ataque a un grupo concreto porque la información, por el momento, es escasa”, asegura a la Agencia Fides el padre Loris Cattani, misionero javeriano y componente de la Red de Paz para el Congo refiriéndose a la masacre contra 15 casos azules llevada a cabo por un grupo armado que asaltó la base de la misión de la ONU en Semuliki, en Kivu Norte, República Democrática del Congo. El ataque comenzó sobre las 5 de la tarde del 7 de diciembre y duró entre 3 y 4 horas. Como resultado murieron 15 personas y 53 fueron heridas, entre ellas soldados y personal de la ONU, todos de nacionalidad tanzana.

Se ha atribuido el asalto al ADF (Allied Defense Forces), un grupo de origen ugandés que desde hace décadas aterroriza la zona. El padre Loris no está convencido de este dato y recuerda las declaraciones del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres que “no confirmó que los autores de la masacre fueran hombres del ADF”.

“No creo que el ADF tenga la capacidad de atacar una base de la ONU”, asegura el padre Loris. “La ONU dice que ha sido un asalto bien preparado y organizado. Lo primero que han atacado ha sido el centro de comunicaciones del campo militar impidiendo a los cascos azules comunicarse con sus compañeros para pedir el envío de refuerzos y helicópteros desde otras bases. Algunos de los atacantes parecía que llevaran uniformes del ejército regular congolés”.

“Hay quien dice que la masacre de los cascos azules ha sido cometida u organizada por alguien que quiere el fin de la MONUSCO”, dice el misionero. “Que haya habido presión por parte de grupos armados locales como el ADF o los Mayi Mayi es secundario. Quien ha provocado el asalto es alguien que quiere, o la reducción, o la cancelación de la misión de la ONU. Es decir, los gobernantes”. “Es necesario recordar que, a un kilómetro de la base de la MONUSCO hay un campo del ejército congolés cuyos militares acuden a la base de la ONU a diario para recibir alimentos. Según las noticias, no confirmadas aún, los asaltantes habrían aprovechado esta circunstancia para entrar en el campo de la ONU llevando uniformes del ejército regular sin provocar así las sospechas de los cascos azules. Son detalles que se han de verificar aún. No se trataría tampoco de la primera vez que grupos armados actúan usando uniformes del ejército regular”, concluye el padre Loris.

La República Democrática del Congo está inmersa en una crisis política e institucional desde diciembre del 2016, fecha en la que deberían haberse celebrado las elecciones presidenciales al término del segundo y último mandato del presidente Josesph Kabila, que se prolongó en virtud del acuerdo de San Silvestre del 31 de diciembre de 2016 hasta finales de 2017, para permitir las elecciones presidenciales que finalmente se llevarán a cabo el 23 de diciembre de 2018.

(L.M.) (Agencia Fides 11/12/2017)

Kinshasa (Agencia Fides)-

Imagen de archivo de Cascos Azules de la ONU patrullando las calles de Uvira, Kivu del Sur, en la República Democrática del Congo, Septiembre 30, 2017. REUTERS/Crispin Kyala

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.