Opinión

Raad Salam Naaman, por Fidel García Martínez

 

Raad Salam Naaman, por Fidel García Martínez

El Ateneo Jovellanos en su programación elige aquellos temas de más impacto social y que más preocupan. Entre estas preocupaciones, debido a gravedad por sus consecuencias para todos, está el problema del terrorismo islamista y de los continuos conflictos internacionales que provoca.

Uno de ellos es el de los refugiados de Siria, Irak, y de otros países que buscan en Europa un lugar para huir de la violencia, del hombre y de la miseria. España está en el afán terrorista del llamado estado islámico y no está exenta de ambiciones que no tiene ninguna base histórica y que pretende islamizarla con una nueva invasión, lo que para algunos en su inconciencia les parece imposible alarma.

Por el Ateneo Jovellanos han pasado ilustres personalidades civiles y militares que han expuesto la realidad del Islam: sus diferencias y pretensiones. Algunos ponentes han llegado a hablar de una auténtica guerra mundial no convencional pero sí muy efectiva. Para disertar de toda esta problemática tan interesante y de tanta actualidad estuvo ayer una autoridad máxima en la materia de Islam hoy. Porque Raad Salam Naaman, no sólo es un prestigioso conocedor de Islam, como lo prueban sus extensos e intensos conocimientos: Doctor en Filología y Estudios Árabes Islámicos; Lcdo. En Ciencias Económicas, Profesor en Varias Universidades, escritor, traductor e Intérprete. Domina varios idiomas: árabe Clásico, Árabe dialectal, Arameo, Español e Inglés. Pero, sobre todo, el Profesor Raad Salam Naaman es un testigo vivencial y experimentado de lo que significa ser cristiano en los países árabes islámicos. Es cristiano católico caldeo. Nace en la antigua y bíblica ciudad de Nínive hoy Mosul, Irak. Criado en Basora, cerca de la ciudad antigua y bíblica de Ur (patria del Abraham). Ha vivido muy de cerca y obligado (haciendo el servicio militar durante once años 1980-1991) dos guerras: Irán e Irak (1980-1981) y la Primera Guerra del Golfo (1991). Es uno de los pocos afortunados que han logrado salvarse, escapando y buscando nueva vida fuera de su país notal. Llega a Madrid en el año 1995 y obtiene Asilo Político. En 1999 le es concedida la nacionalidad Española. De todo esto trató ayer este iraquí apasionado por la verdad, al margen de lo políticamente correcto, que peca de parcialidad e ignorancia interesadas. El profesor y escritor Raad vino a Gijón que sabe mucho de conquista y tiene calles con nombre moro. Me supongo que le habrá maravillado la estatua que de Don Pelayo tenemos en la Villa de Jovellanos, quien como un nuevo Constantino: con la cruz de la victoria izada; el escudo guerrero reposando en el pedestal y la espada colgando del cinturón, nos está gritando mudo que en Asturias se inició la reconquista de la España visigoda que se había perdido.

Fidel García Martínez

Print Friendly, PDF & Email