palio-arzobispal
Santa Sede

¿Quiénes son las benedictinas que confeccionan los palios?

¿Quiénes son las benedictinas que confeccionan los palios?
En la fecha de santa Inés el Papa bendijo a dos corderos con cuya lana se confeccionarán los palios para los nuevos arzobispos metropolitanos
En el monasterio de Santa Cecilia, situado en el barrio romano de Trastevere, las religiosas benedictinas hilan con lana la tela que sirve para confeccionar el palio que el Santo Padre dará a los nuevos arzobispos metropolitanos.
Este miércoles, día de Santa Inés, (Sant’Agnese) los corderos que fueron criados en en monasterio de las Tres Fontanas, han sido bendecidos en la iglesia de ‘Sant’Agnese’ y presentados al Papa, como indica la tradición.
Las benedictinas de Santa Cecilia tejen y confeccionan los palios desde hace siglos, con los telares que ellas tienen. “Hoy se teje con algunos telares modernos, pero el más antiguo es del 1600” le indicó a ZENIT la abadesa de la comunidad.
Estas benedictinas que con la liturgia de las horas dan el ritmo a su jornada, fieles al ‘ora et labora’ de San Bernardo, rezan y trabajan. Ellas diariamente rezan también la lectio Divina, y la comparten con quienes deseen participar, todos los miércoles por la tarde.
Por lo que se refiere al trabajo de las monjas, la antigua farmacia que conserva recetas con hierbas y derivados fue trasladada al Vaticano por Pio XI, aunque hoy se cultivan diversas plantas en el jardín, como lavanda para la producción de aceite, confecciones perfumadas y jabones.
Entre las actividades está la de hilar, “y en nuestros telares se teje a mano” precisó la abadesa. Ellas también se encargan de criar a los corderos hasta la pascua y de confeccionar imágenes sacras con cera perfumada.
El palio que el Papa entrega a los arzobispos metropolitanos el 29 de junio, en la fiesta de san Pedro y san Pablo, indican la comunión pastoral del los obispos con el sucesor de Pedro. “Estas estolas de tela de lana blanca –explicó la abadesa– simbolizan también a la oveja perdida, buscada y salvada por el Buen Pastor, junto al Cordero crucificado por la salvación de la humanidad”.
Y precisó que “enviamos los palios al Vaticano cada año, el 24 de junio, el día de la solemnidad de san Juan Bautista, porque fue quien indicó a Cristo como el Cordero de Dios”.
Las religiosas benedictinas –indica la web del monasterio– están allí desde el 1527, donde originariamente se encontraba la antigua casa romana de santa Cecilia. Este lugar después de su martirio en el siglo III, se volvió lugar de culto. Durante su vida Cecilia la había transformado en un lugar de acogida para necesitados, volviéndola un testimonio de la vida evangélica.
De hecho, en la cripta de la iglesia construida en el siglo IX se encuentra el cuerpo de esta santa Romana.
Por H. Sergio Mora
ROMA, 21 de enero de 2015 (Zenit.org)
Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.