Editoriales Ecclesia

Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú

La Campaña del Hambre de Manos Unidas se centra este año en denunciar las consecuencias que el deterioro medioambiental tiene sobre millones de personas en el mundo. La crisis climática, ante todo, tiene rostro humano. Concretamente, estamos hablando del rostro de 821 millones de personas castigadas por el hambre, el rostro de los más de 1.000 millones de pobres; el rostro de quienes deben emigrar en busca de un sustento que la tierra ya no regala o el rostro de quienes enferman a causa de la contaminación de aguas y suelos. Por eso, el lema de este año es «Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú». Porque el hambre y la pobreza son dos realidades muy relacionadas con los daños medioambientales. Las huellas más graves son: la contaminación, el cambio climático, el agotamiento de los recursos, la destrucción de hábitats y ecosistemas, las inundaciones y las sequías extremas, la desertización y la deforestación. Es urgente. La Iglesia lo seguirá gritando por todos los rincones de la tierra para concienciarnos de que nuestros hábitos de consumo actuales perjudican a millones de personas. Lo que en una parte del mundo consumimos, en la otra parte del planeta lo sufren hasta la desesperación.

Print Friendly, PDF & Email