Revista Ecclesia » ¿Quién es san Gregorio de Narek?
San Gregorio de Narek, abad y doctor
Opinión Última hora

¿Quién es san Gregorio de Narek?

El pasado 25 de enero de 2021, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos comunicó que el Papa Francisco había decretado «inscribir en el Calendario Romano General con el grado de memoria ad libitum a san Gregorio de Narek, abad y doctor de la Iglesia, el día 27 de febrero». Este año será, por tanto, el primero que se celebre litúrgicamente su memoria en la Iglesia universal. Ya el pasado 12 de abril de 2015, el Papa había declarado al «maestro y gloria del pueblo armenio» y al que «supo presentar la teología a través de la vía de la belleza», Gregorio de Narek, doctor de la Iglesia.

Gregorio nace en torno al año 950 en Armenia. A la edad de 25 años fue ordenado sacerdote y nombrado maestro de novicios en Narek. Su fama de santidad y su sabiduría pronto superaron los límites del monasterio, llegando a los otros monasterios limítrofes. Se convirtió, sin pretenderlo, en un gran reformador de la vida monástica. Le influyeron mucho los Padres griegos: Ireneo, Eusebio de Cesarea, Basilio, Gregorio de Nacianzo, Gregorio de Nisa, Juan Crisóstomo y Cirilo de Jerusalén; los siriacos: Afraates y Efrén. Su corta vida se la pasó orando y enseñando, al estilo del de Tagaste. De hecho, se le ha llamado el «san Agustín de los armenios».

Todos acudían a él. Los obispos para pedirle tratados teológicos; los reyes, explicaciones de la Biblia; el pueblo, sermones; los monjes, oraciones y meditaciones. Cuando murió en Narek, en torno al año 1005, su tumba pronto se convirtió en lugar de peregrinación. Durante el genocidio armenio de 1915-1916, tumba y monasterio quedaron destruidos.

Entre sus obras, destacamos:
√ El comentario sobre el Cantar de los cantares, compuesto en torno al año 977. Inspirado en el homónimo de san Gregorio de Nisa, expone el sentido escondido del poema bíblico: en el Antiguo Testamento, el Cantar aludía a la unión de Yahvé con Israel; en el Nuevo, conmemora las nupcias del Verbo con la Iglesia y con cada alma.
√ El Libro de oraciones o de las lamentaciones (1002), así llamado porque lo escribió durante la larga enfermedad de su vejez, se le conoce como «el Narek». Después de los Evangelios, es el libro más venerado por el pueblo armenio. A los enfermos, se les colocaba en la cabecera de la cama; a los moribundos se les leía antes de morir; en el campo, se usaba para pedir a Dios que librase los cultivos de las plagas. La obra son 95 oraciones, escrita a petición de los monjes y redactada en forma de coloquio con Dios. Cita casi todos los libros de la Escritura. Destaca —como tema espiritual— la profunda tristeza que deja el pecado. Casi siempre presenta al hombre como ingrato con el Dios bueno y misericordioso: «Yo me levantaré de mi perdición irremediable/siendo ayudado por la mano de Cristo, /que siempre y en todo es compasivo» (Oración 10, 2). Una misericordia que siempre se nos ofrece como remedio de nuestras miserias: «la todopoderosa misericordia puede reducir a la nada todos nuestros pecados y los pecados del universo entero, y hacernos nacer de nuevo» (Ibíd).
√ El Discurso panegírico a la Santísima Virgen María, inspirado en el Akathistos.

Por Juan Carlos Mateos González
Director del Secretariado de la Comisión Episcopal para el Clero y los Seminarios



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa