Santa Sede Última hora

«Querida Amazonía» (14/15)

El 12 de febrero la Santa Sede hizo público uno de los documentos más esperados: la exhortación apostólica post sinodal «Querida Amazonía», fruto de la Asamblea Sinodal celebrada en Roma en octubre del año anterior. Meses después, en junio, se creaba el organismo que debe ayudar a aplicar las líneas pastorales diseñadas en el documento: la Conferencia Eclesial Amazónica (CEAMA), cuyo primer presidente es el cardenal brasileño Claudio Hummes, arzobispo emérito de São Paulo.

2020 ha sido pródigo en relevos. El Papa surtió de pastores a algunas de las principales sedes del continente, casi todas ellas tradicionalmente cardenalicias: Santiado de Chile (Celestino Aós, quien ya ha recibido la púrpura), Bogotá (Rueda Aparicio), La Paz (Percy Galván) o Brasilia (Paulo Cezar Costa). El CELAM cuenta desde noviembre con un nuevo secretario general en la persona del arzobispo argentino Jorge Eduardo Lozano, y la Pontifica Comisión para América Latina (PCAL) con un nuevo vicepresidente: el boliviano Julio César Caballero Moreno. Este año la Iglesia latinoamericana ha despedido también a dos referentes: al claretiano catalán Pedro Casaldáliga en Brasil, enterrado en una humilde tumba a orillas del río Araguaia, y al poeta Ernesto Cardenal en Nicaragua, quien en 2019 fue rehabilitado en su condición de sacerdote por el Papa Francisco. También nos ha dejado el exgeneral de la Compañía de Jesús Adolfo Nicolás.

Por cierto, la Compañía consiguió que el coronel Montano, uno de los responsables del asesinato en 1989 de Ignacio Ellacuría y sus compañeros de la UCA, fuese condenado por la Audiencia Nacional Española a 133 años. Ello, en un año que la Iglesia salvadoreña proclamó «Año de los Mártires».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME